El paso del tiempo, el lado positivo

Hace más de un año que no escribo, pero este fin de semana pasó algo relacionado con mi etapa como aupair. A pesar de que en junio se cumplen dos años del final de mi aventura,  hay historias que siguen llevándome a aquellos meses.

Durante el tiempo que pasé en Irlanda no solo cuidé a niñas, como bien pudisteis ver en este blog, sino que viajé, conocí una cultura y un país que me generaban mucha curiosidad, pero también hice amigas. Esperaba los fines de semana como agua de mayo, y eran la vía de escape. Ahora la vida ha cambiado, para mi y para esas personas con las que compartí excursiones, planes improvisados y noches de fiesta, pero todas las semanas hablamos y cuando a una le ocurre algo bueno lo celebramos y, si por el contrario es una mala noticia, le ponemos nuestro hombro, aunque sea en la distancia.

Tengo que reconocer que yo por cuestiones que ahora no vienen a cuento, las he podido ver a todas, más o menos, pero una tarde para el recuerdo tuve con las tres. Pero fui la única que tuve esa suerte y por eso, un año y nueve meses después pusimos punto y final a ese problema. Durante tres días estuvimos en Madrid, paseando, riéndonos, recordando, y creando nuevas historias que, sin duda, rememoraremos la próxima vez que nos veamos.

img_0187

Con este post quería decir dos cosas. La primera es que esta aventura no se quedó únicamente en las fechas que la vivimos, sino que me he dado cuenta de que es parte de nosotras ya y que, cuando nos pregunten dónde nos conocimos o por qué somos amigas, la respuesta es muy sencilla. Y la segunda es daros las gracias por trasladarme durante un fin de semana a ese viaje, pero solo a la parte positiva: a las gaviotas que se creen patos, a los trolls, a los merengues o a los hollyes.

Nos vemos pronto, os espero con la puerta abierta.

RCA

Anuncios

Limerick y sus rincones

Último domingo turístico. Al menos escrito por mi. La semana que viene me voy y solo me queda hablar de Limerick, que es donde he hecho vida social estos meses, por eso me lo guardé hasta el final.

Nada más llegar me advirtieron de su peligrosidad, es conocida como “la ciudad de las navajas” ya que durante años ha habido muchas peleas entre bandas. Puedo asegurar que durante los cuatro meses que he estado haciendo vida, no he visto nada raro, es más, me he sentido más segura que en Madrid, que es donde viví los últimos años. Pero dejemos de hablar de dramas.

En Limerick podeis disfrutar del Castillo del Rey Juan (yo no entré porque me dijeron que no merecía la pena ya que está casi destruido por completo) o de la Catedral de St. Mary. Además es uno de los centros culturales del país con exposiciones, teatros y distintas actividades culturales.

Castillo de St. John

Castillo del Rey Juan

La suerte de haber vivido aquí es que también puedo recomendar bares para salir y sitios para comer. Antes de beber siempre hay que comer así que vamos con los restaurantes primero:

  • Milano: Es pizzería y, para mí, el mejor sitio para cenar a un precio asequible y de calidad. Está a la orilla del río Shannon y, al atardecer se puede disfrutar de unas vistas increíbles. Las pizzas y los postres están realmente buenos (estos últimos son caros).
  • Bella Italia: Este restaurante (también italiano) se encuentra en Thomas St. Solo he ido un par de veces pero la comida es de calidad y está rica. Aquí también se puede ir a tomar un café más tarde de lo habitual. Las cafeterías en la ciudad cierran a las 18 horas, por lo tanto podréis pasaros a tomar algo por este restaurante hasta el cierre de cocina a las 21.
  • O’Connors: Igual que decía que el Milano es el mejor sitio para cenar, O’Connors lo es para comer o tomar un lunch o brunch. Se encuentra en Thomas St. también y podéis elegir entre gran variedad de paninis, platos o hamburguesas. Aquí quiero destacar también al servicio, son realmente agradables y su terraza en donde se está de maravilla si hace sol (algo raro pero ya tocó alguna vez). Este restaurante cierra a las 16 horas, por lo tanto no se puede ir a cenar.

Antes de hablaros de los locales en los que disfrutar, recordaros (alguna vez ya lo he dicho) que las noches aquí empiezan a eso de las 19 horas y a las 3 ya se están cerrando los pubs, por lo tanto toca cambiar el horario biológico.

  • Nacy’s: Puede decirse que es uno de los sitios más emblemáticos de la ciudad. No hay día que no se llene y se divide en dos espacios, uno para el día en donde la música irlandesa y un ambiente tranquilo acompañan a las cervezas y otro más de copas y con más gente joven. Tiene Una terraza cubierta lo que permite fumar en esa zona, algo que seguro atrae a mucha gente.
  • Micky’s: Entre semana o para la primera cerveza es el mejor sitio. Un lugar agradable en donde, de vez en cuando te puedes encontrar algún evento cultural. Antes de entrar fijaos en el cerdo y la sevillana de la entrada
  • Smith’s: Para mayores de 21 y uno de los locales que tiene habitualmente música en directo.
  • Costellos: Para los amantes del rock Costellos es la mejor elección. Para entrar debes pagar 5€ y el local se divide en dos plantas una más tranquila y la otra más como una discoteca con pista de baile incluida.

Ahora la elección es vuestra 🙂

P.D.: Los post seguirán una temporada pero no habrá más viajes, por razones lógicas.

RCA

A las dos donde siempre

Hoy es un día triste, o alegre, no lo sé muy bien la verdad. Triste porque desde ayer estoy un poco más sola en Irlanda (que no lo estoy, porque ha llegado gente nueva genial) pero alegre porque mis compañeras de aventuras, esas que me han acompañado en los viajes, que han oído mis quejas y me han dado el abrazo en el momento necesario, han vuelto a casa (les era hora después de nueve meses como aupairs). Tengo que decir que no se han ido de golpe, sino que se han ido a cuentagotas y haciendo sufrir a las que nos íbamos quedando.

Estos cuatro meses he compartido con ellas más de lo que jamás imaginé, a pesar del poco tiempo que hace que nos conocemos (¡con excepción! Pero puede decirse que nos hemos vuelto a conocer). Durante estos meses decidimos hacer una lista (cosa que os recomiendo empezar cuanto antes) de qué os estaréis preguntando, pues de frases y, si os sois sincera hoy la leo entre risas. Creo que es la mejor forma de recordar cómo, poco a poco, tengo tres amigas más, con las que he sufrido, reído y vivido más en cuatro meses que en años con otras personas.

Me pongo sensiblera pero es verdad, estás lejos de casa, sin familia, amigos… Y aunque aquí tienes una “familia” también son tus jefes y a ellos no puedes llorarles tus penas (de las que muchas veces son los culpables), por eso, a veces la gente que conoces, a esos a los que terminas llamando amigos, se convierten en tu familia y, por eso, la confianza crece y tus historias ya no son solo tuyas.

Amigas

A mí me queda poco más de una semana (una semana y un día, para ser exactos) para volver a cerrar la maleta, un poco más vacía de cosas pero llena de experiencias, pero ellas ya se han ido y ahora me pregunto: ¿a las dos donde siempre?

Estoy segura de que pronto nos volveremos a juntar, en nuestro caso es “relativamente fácil”. Pero mientra, por favor, no os metáis en problemas, echadme de menos y recordad siempre que, aunque a veces no sepamos en qué idioma hablamos, siempre podremos hacer un croquis. Os echaré de menos, a vosotras y a nuestras horas muertas.

Por solo media canción 🙂

It’s been a long day without you, my friend, and I’ll tell you all about it when I see you again. We’ve come a long way from where we began.

RCA

Ring of Beara: 340 km y dos días

Tenía una visita pendiente pero la iba aplazando por culpa del tiempo: Ring of Beara. Para los que no estéis familiarizados con la geografía Irlandesa, el Ring of Beara (Anillo de Beara) es la costa de la penúltima península del sur de Irlanda. Aquí os dejo un mapa para que os situéis:

Ring of Beara

Para los que animéis a hacer este viaje una recomendación clara: llevad el coche cargado de gasolina y el conductor zapato cómodo. Nuestra idea era ir parando en pequeños pueblos pero, a decir verdad lo que realmente merece la pena es parar en donde están las vistas. Aún así llevábamos una lista de ciudades y, en algunas bajamos a pasear y estirar las piernas. Las ciudades fueron:

  • Kenmare
  • Eyeries y Allihies: todas las casas son de colores
  • Lambshead (cabeza de cordero) y Dursey Island: esta parada no la hicimos porque se nos estaba haciendo un poco tarde y lo bonito (según la información que habíamos recopilado) era coger el teleférico que cruza desde la península hasta la isla.
  • Glengariff
  • Bantry

unnamed

A esto le sumamos pequeñas paradas en medio de una carretera que deja muchísimo que desear, para disfrutar del paisaje, de las vistas y del mar. Para que os hagáis una idea de la carretera, no llegamos a 200 kilómetros el primer día y tardamos en hacerlo (parando realmente poco en cada sitio) ocho horas. Además en algún tramo nos vimos obligadas a parar hasta que pasaran animales o coches (demasiado estrecho para dos coches juntos).

DSC_0016

Nuestra idea era disfrutar de la costa sur de Irlanda, la que linda con España, el domingo, así que reservamos un hotel en Bantry para pasar la noche y, por la mañana seguir el camino. Fue el domino cuando disfrutamos de Kinsale, un pueblo con tradición marinera, aunque la lluvia nos obligó a volver antes a casa, pero en el camino seguimos disfrutando del paisaje y, por primera vez (después de dos días enteros recorriendo costa) de una playa.

IMG_2782

Un viaje que tuvo punto y final en Limerick y con 340 kilómetros en el cuenta kilómetros. Repetiría sin duda el viaje, pero de copiloto, ¡nunca de conductora!

DSC_0007

RCA

 

 

Galway y el mar

Después de tanto Dublín me apetecía cambiar el destino. Hace un par de fines de semana visité Galway y tengo que decir que, aunque me esperaba algo más de la ciudad, ver el mar me devolvió energía y me quitó morriña (soy de costa, ¡qué queréis!)

La ciudad es pasear, ver sus calles abarrotadas y puedes visitar la catedral (entrada gratuita) y realmente curiosa si se compara con las españolas.

Catedral de Galway

Catedral de Galway

Pero lo que os decía, lo mejor es el mar. Acercarse a la playa y pasear por el paseo marítimo que lo rodea. Tuvimos la suerte que el día que elegimos para ir era increíble, solo molestaba el viento, que terminó haciéndose muy cansado. Aún así, si visitáis Galway pasead, acercaros al mar, a la playa, y disfrutad de la tranquilidad que esta proporciona.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aunque de momento no he ido, ni creo que vaya por problema de horarios, dicen que la noche en Galway es espectacular, así que ya sabéis tampoco es tan mala idea quedarse una noche en una de las ciudades más importantes de Irlanda ¿no?

RCA