Dublín: Phoenix Park

¡Empezamos con la visita a Dublín! Y lo hacemos con uno de los sitios que más me gustó: el Parque Phoenix.

El Phoenix Park es el segundo parque dentro de unicidad más grande del mundo y es que son 700 hectáreas de campos, jardines y zonas boscosas. Aunque la entrada es gratis, dentro del mismo parque está el zoo de Dublín, en donde sí tendréis que pagar entrada si queréis verlo (yo no lo visité así que no voy a hablar de él).

Si miras en Internet o le preguntas a cualquier irlandés, te recomendará alquilar una bicicleta para conocer el parque. Lo podéis hacer en la entrada y son unos 10€ el día entero en una bicicleta normal y 40€ el tándem.

¿Qué ver?

  • Columna Phoenix: es una columna coronada por una escultura del ave Phoenix. Es la que da el nombre al parque
  • Zoo de Dublín: como he dicho antes, es lo único que hay que pagar dentro del parque. Es uno de los zoos más antiguos del mundo (siglo XIX), y se inauguró solo con un jabalí. La entrada para estudiantes son 13 euros. 
  • Papal Cross: la cruz papal es el lugar en donde el Papa Juan Pablo II celebró una misa ante un millón de fieles en 1979.
  • Wellington Testimonial: obelisco de 63 metro realizado en honor al duque de Wellington (general inglés de origen irlandés, que luchó en las guerras napoleónicas). Se tardó 40 años en construirlo.
  • Áras an Uachtaráin: es la residencia del presidente de Irlanda. 
  • Peoples Garden: es la única zona cultivada del parque. Está muy cerca de la entrada del parque.

Como consejo, os recomiendo ir un día con sol y entre paseo y paseo tiraros en la hierba a disfrutar del calor (si es posible, que ya sabemos que en Irlanda no es lo más normal). La visita puede durar entre 3 y 5 horas tranquilamente, así que un tentempié o un descanso será algo necesario. Un sitio genial para hacer esa parada es la Papal Cross, en donde podréis disfrutar, desde una pequeña colina, de unas bonitas vistas.

Vistas desde la Papal Cross.

Vistas desde la Papal Cross.

Aún no os he hablado de lo más importante: los ciervos. Sorprende ir paseando y de repente (en las zonas boscosas), te encuentras ciervos. No les tengáis miedo, como se ve en la foto, aunque esté borroso, si arrancas unas hierbas los animales se acercan a olerla.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

RCA

Volver a la realidad

¡He vuelto!

Desde el martes vuelvo a dormir sola y no con 11 extraños (bueno, solo 10 que una era mi amiga). Pero el cansancio, la falta de tiempo y mi vuelta a la (casi) rutina me han hecho imposible aparecer de nuevo por aquí.

Trinity College, Dublin

Trinity College, Dublin

Como os he prometido traigo muchas cosas que contaros de Dublín, pero poco a poco. De momento, y después del post sobre la realidad de ser aupair, quiero contaros la parte bonita a través de dos gestos:

El primero fue a través de unos mensajes que me escribí con mi host-mother durante las vacaciones. En él me decía que una de las niñas había llamado a su abuela por mi nombre, un detalle que, aunque es una tontería significa que, al fin y al cabo las niñas me aprecian.

El segundo, mi recibimiento. Nada más llegar una de las enanas me abrazó con muchísima fuerza demostrando que se alegraba de mi vuelta. Por la mañana cuando me levanté y vi al bebé se puso a dar patadas sobre la alfombra en la que estaba y a sonreír. Como digo, son tonterías pero que hacen ilusión.

Con el próximo post os prometo alguna visita en Dublín, que prometo que será pronto. ¡Feliz verano irlandés!

Phoenix Park, Dublin

Phoenix Park, Dublin

P.D.: He aprovechado el viaje para sumar una tercera palabra a mi vocabulario en irlandés (poco a poco)

RCA

¡Vacaciones al rescate!

Tenéis que perdonar pero las vacaciones han llegado. Son frías y seguro que cansada, pero me voy cinco días a conocer Dublín. Eso implica que tendré esto un poco abandonado, pero prometo traer muchas cosas que contaros.

He preparado una entrada que se publicará el domingo, de momento solo puedo deciros: HAPPY EASTER HOLIDAYS!

FullSizeRender

La Irlanda de los castillos: Bunratty

¡Hola de nuevo!

Sé que no tengo perdón, que esta semana no he escrito y ya estamos a jueves, pero ha sido una semana realmente complicada… Enfermedades, horas extra… Y por las noches no podía con el alma, pero he vuelto y os traigo un nuevo destino: Bunratty.

Cuando estaba planeando la llegada con la madre me dijo que desde el aeropuerto cogiese un autobús hasta Bunratty. Hasta ese momento no había oído escuchar de dicho pueblo, pero una vez llegas a Irlanda (al menos a la zona en la que estoy viviendo) es raro no oír a alguien pronunciar el nombre del pueblo. ¿Y por qué? Por su castillo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Castillo de Bunratty se construyó alrededor de 1425 y, durante los siglos XVI y XVII fue realmente importante para los reyes y, un poco más adelante para los Condes. Según subes al castillo puedes ir disfrutando de cada una de las estancias divididas en un bloque principal de tres planta y cuatro torres de seis plantas. Aquí tengo que decir que, en caso de que lo visitéis, el calzado debe ser increíblemente cómodo y que no resbale nada (las escaleras son realmente peligrosas).

Escaleras de una de las torres del castillo

Escaleras de una de las torres del castillo

Aunque la visita es agradable, desde mi punto de vista tiene un gran inconveniente: la falta de información. Tu pasas por las salas pero en ningún momento encuentras información de dónde estás, tienes que adivinarlo a través del mapa que te entregan a la entrada y que tiene unas explicaciones muy breves de cada estancia.

Aún así merece la pena porque la visita no se acaba en el castillo. Alrededor se ha creado la villa de Folk Park, una reconstrucción de hogares de la Irlanda de hace más de un siglo. Podéis pasear por las calles, visitar las casas de los trabajadores y comprar en alguna de las pequeñas tiendas. También se puede visitar una escuela, la casa de correos o el bar, entre otros.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En caso de que lo visitéis no sé si os parecerá llamativo pero sinceramente, a mi me sorprendió ver animales en los campos que separan unos edificios de otros. Mientras paseas os podéis encontrar cabras, cerdos, burros, un ciervo rojo, patos… Eso sí, los niños que estaban visitando el castillo estaban encantados.

Animales que encuentras en la villa.

Animales que encuentras en la villa.

Os recomiendo ir por la mañana para poder visitarlo con tranquilidad, aunque el cierre del recinto es a las 17:30, a las 16 horas es la hora de cierre de taquillas y la visita se tiene que hacer corriendo. El precio ronda los 15€ para los adultos y 9€ para los niños. En caso de tener tarjeta de estudiante, la puedes presentar y es algo más barata la entrada (sobre 10€).

Podéis llegar en coche (el aparcamiento es gratuito) o ir en autobús desde Limerick, que tardan aproximadamente una hora y la distancia entre la parada y el castillo ronda el medio kilómetro.

Espero que disfrutéis en caso de visita porque realmente merece la pena.

Hasta la próxima:)

RCA