Volver a ser parte

Sé que dije que no volvería a escribir, pero hoy he vivido un momento que me ha hecho recordar muchas cosas, todas buenas de esos meses que estuve como Au Pair y os lo tengo que contar.

Cuando volví de Irlanda, lo que menos me apetecía era escuchar voces infantiles, ver a niños cerca me ponía hasta nerviosa pero ahora, con las aguas calmadas, tengo que decir que echo de menos esos cuatro renacuajos. Hace unas semanas estuve hablando con mi Host Mother sobre las niñas, pero lo hice por Whats App, pero también me apetecía hablar con ellas, que me contaran qué tal estaban, cómo les iba el nuevo curso y ver cuánto habían crecido.

Así que me animé y buscando un horario que tanto a ellas como a mí nos viniera bien, decidimos hacer un Skype. No fue mucho tiempo, al final las horas mandan y mañana al haber cole tenían que descansar. Pero fue un rato en el que me hizo recordar todos los buenos momentos que compartí en esa casa. Cuando las vi en el sofá me acordé de todos los libros que leímos, de todas las historias que ahí me contaban y de todas las risas (y broncas) que viví en ese pequeño salón.

Ellas me contaron sus historias, las de cualquier niño de su edad: el regalo que le pedían a Santa Claus, a quién iban a representar en la obra de navidad del colegio, qué tal los profesores y las clases extraescolares. Esas cosas que antes me contaban en directo y que ahora hicieron a través de una pantalla. Ha sido una media hora, pero una media hora que me ha traído los mejores recuerdos que tengo con ellas y con la familia, esos recuerdos y sensaciones que espero que nunca se me olviden.

Vistas casa

A pesar de todo, el tiempo calma las cosas y, por muchas cosas que pases, la memoria siempre recuerda lo bueno, esos momentos que quieres tener contigo. Mientras escribo esto me acuerdo de mi primer Skype o del día que me fueron a buscar al autobús, ese día estaba tan nerviosa que tenía miedo de olvidarme de mi nombre. Hoy también me moría de los nervios, no era la primera vez que nos veíamos, pero sí la primera después de mi despedida y la pregunta era ¿se acordarían de mi? La respuesta la tuve al momento: Sí.

Os aconsejo a todos que lo hagáis, que volvais a ver a la familia, que volvais a hablar con ellos, especialmente con los niños. Al final algo siempre queda y, por mucho que yo lo negara al principio, ahora lo digo bien alto: LAS ECHO DE MENOS

RCA

Los recuerdos

Tres semanas… Hace ya tres semanas que he vuelto y en parte a eso se debe mi tardanza. Necesitaba pensar en los pros y contras, en todo lo que he vivido estos meses y en lo que me ha pasado, eso y que me he cogido unas vacaciones (¡todo hay que decirlo¡)

IMG_3613

A lo que iba. Durante los cuatro meses que viví la experiencia de aupair, no había semana que no terminara quemada por el trabajo, las órdenes y los caprichos infantiles pero ahora, tengo que decir que echo de menos los abrazos, los besos (muy escasos) y las caras de ilusión.

Hace unos días, el bebé cumplió su primer año y os mentiría si dijera que no me hubiese gustado estar allí. Ahora que la familia está buscando una nueva aupair, me da morriña, pero tengo claro que no repetiría la experiencia, aunque no me arrepiento de haberla vivido. Ahora tengo promesas como enviar una foto de mi perra a una de las niñas, mandar una tarjeta de cumpleaños a la otra y un skype que espero hacer cuando aún se acuerden de mí. Y digo esto porque para mí ha sido una experiencia única pero para ellas ha sido una aupair más, mejor o peor, pero una más. 

Lo que no echo de menos es el clima y muchas de las costumbres irlandesas. No hay nada como una caña con su correspondiente tapa al lado del mar y sin chaqueta. Allí nunca me quité la manga larga, pero sí dejé el abrigo a mediados de junio, en menos de 15 días he pasado del abrigo de invierno a las chanclas y el bañador, un lujo vamos.

Ahora que mi experiencia se ha terminado iré haciendo algún que otro post, pero algún que otro post haré.  Ahora solo me queda desearos buenas noches 🙂

IMG_3553

PS: Mi familia está buscando nueva aupair, si a alguien le interesa que me deje un comentario, sería a partir de septiembre y hasta junio del próximo año.

 

 

 

Hasta pronto

En unas horas me subo al coche y empieza el viaje. Estos son mis últimos momentos en casa. La maleta ya está hecha (solo quedan los últimos detalles) y las despedidas ya han pasado. Ya he dicho todo lo que tenía que decir pero estos días, duros por un lado pero bonitos por otro, quiero recordarlos con fotos.

Ahora toca guardarlo todo hasta otro año, pero me quedo con el «hasta luego» lleno de risas.

Carnaval con amigos

Carnaval con amigos

Nos vemos en verano. GRACIAS.

RCA

Las videollamadas a casa

Poco a poco se acerca la fecha y puedo decir que, de momento, lo llevo con calma y sin nervios, pero cuando empiece con la maleta me parece que la cosa va a cambiar.

Hoy quería hablaros un poco de las videollamadas. Mis padres, igual que muchos, son bastante nulo si toca hablar de informática, por eso me ha tocado explicarles cómo hacer videollamadas. Les he dado tres opciones, que son para mi las más fáciles:

Skype: Es el más habitual pero al mismo tiempo el que más problemas me ha dado. Tenemos que crear una cuenta e instalar el programa. Tiene una gran ventaja: se pueden hacer videollamas en grupo, algo muy útil si queremos hablar al mismo tiempo con varios amigos.

Hangouts: Es el sistema de Videochat de Gmail. A través del correo de google podemos, además de chatear, hacer llamadas o videollamadas. Este sistema funciona muy bien con mala conexión a Internet (en mi caso ocurre al menos). Si tenéis cuenta de gmail os lo recomiendo porque no hay que crear una nueva cuenta.

Facetime: Los usuarios de Apple (Mac, Iphone, Ipad) pueden usar este sistema para mantener el contacto con otros usuarios de este sistema.

Yo finalmente me he decantado por explicar los dos últimos a mis padres, más que nada por comodidad y no tener que crear una cuenta para ellos en Skype. Solo espero que en estos 14 días no se olviden de como utilizarlos.

RCA

Enfrentarse a la entrevista

¡Hola de nuevo!

Después de hacer una preselección de las familias que nos interesa y a las que les interesamos, llega el momento de hablar con ellos. Recomiendo que esta charla sea a través de una videollamada, ya sea Skype, FaceTime, o cualquier otro sistema que combine imagen y sonido. Y lo digo porque de esta manera es más difícil que nos engañen, porque ver el lenguaje no verbal también es importante.

En cuanto a la entrevista, solo tenemos que ser sinceros, pero al mismo tiempo saber vendernos. Lo más importante es resolver todas las dudas que tengamos. Cualquier pregunta o problema que tengamos lo mejor es hablarlo y llegar a un acuerdo común. No es difícil llegar a un acuerdo, las familias suelen ser bastante receptivas y si no lo son, la solución es fácil: terminar la llamada y descartarla de nuestra lista de candidatos.

Yo tuve cuatro entrevistas a través de videollamadas. La cuarta fue la definitiva. Aprovechando que habían tenido una Aupair anteriormente (además es española) le pedí los datos para hablar con ella y preguntarle algunas dudas, que me hizo finalmente decidirme. Os recomiendo que, si no es la primera vez que tienen una Aupair, le pidáis los datos para estar más tranquilos o descartar a la familia directamente.

Tras la primera toma de contacto en mi caso he hablado (de momento) una vez más con ellos a través de Skype y he conocido a las niñas que cuidaré durante los próximos meses. Además estamos en contacto constantemente a través de correos electrónicos y WhatsApp. Algo que, una vez más os recomiendo para ir conociendo un poco su dinámica y gustos.

Al final es más el miedo previo que la propia entrevista, que se hace muy corta si estás cómodo. ¡A por ella!

RCA