A las dos donde siempre

Hoy es un día triste, o alegre, no lo sé muy bien la verdad. Triste porque desde ayer estoy un poco más sola en Irlanda (que no lo estoy, porque ha llegado gente nueva genial) pero alegre porque mis compañeras de aventuras, esas que me han acompañado en los viajes, que han oído mis quejas y me han dado el abrazo en el momento necesario, han vuelto a casa (les era hora después de nueve meses como aupairs). Tengo que decir que no se han ido de golpe, sino que se han ido a cuentagotas y haciendo sufrir a las que nos íbamos quedando.

Estos cuatro meses he compartido con ellas más de lo que jamás imaginé, a pesar del poco tiempo que hace que nos conocemos (¡con excepción! Pero puede decirse que nos hemos vuelto a conocer). Durante estos meses decidimos hacer una lista (cosa que os recomiendo empezar cuanto antes) de qué os estaréis preguntando, pues de frases y, si os sois sincera hoy la leo entre risas. Creo que es la mejor forma de recordar cómo, poco a poco, tengo tres amigas más, con las que he sufrido, reído y vivido más en cuatro meses que en años con otras personas.

Me pongo sensiblera pero es verdad, estás lejos de casa, sin familia, amigos… Y aunque aquí tienes una “familia” también son tus jefes y a ellos no puedes llorarles tus penas (de las que muchas veces son los culpables), por eso, a veces la gente que conoces, a esos a los que terminas llamando amigos, se convierten en tu familia y, por eso, la confianza crece y tus historias ya no son solo tuyas.

Amigas

A mí me queda poco más de una semana (una semana y un día, para ser exactos) para volver a cerrar la maleta, un poco más vacía de cosas pero llena de experiencias, pero ellas ya se han ido y ahora me pregunto: ¿a las dos donde siempre?

Estoy segura de que pronto nos volveremos a juntar, en nuestro caso es “relativamente fácil”. Pero mientra, por favor, no os metáis en problemas, echadme de menos y recordad siempre que, aunque a veces no sepamos en qué idioma hablamos, siempre podremos hacer un croquis. Os echaré de menos, a vosotras y a nuestras horas muertas.

Por solo media canción 🙂

It’s been a long day without you, my friend, and I’ll tell you all about it when I see you again. We’ve come a long way from where we began.

RCA

Aprender irlandés

Dadlo por imposible, lo de aprender irlandés digo. Si conseguís diez palabras en vuestro vocabulario seréis los reyes del mundo casi. Tanto el inglés como el irlandés son idiomas oficiales en la República de Irlanda, por eso lo veréis escrito en todos los sitios, igual que pasa en Galicia con el gallego, Cataluña con el catalán y País Vasco con el euskera.

Los carteles de la carretera y las cartas de los restaurantes son solo algunos de los ejemplos que encontraréis en ambos idiomas. Al final por unas cosas o por otras aprendes palabras sueltas, y eso es lo que os voy a enseñar hoy, las cuatro palabras que he aprendido. Tengo que decir que no sé como escribir muchas de ellas, simplemente sé decirlas, por lo que os las escribiré tal cual se pronuncian:

  • Eslón: adiós
  • Esloncha: en el momento de un brindis, en español la palabra más parecida sería salud, en inglés lo traducen como cheers.
  • Bania: leche
  • Amac: salida (se escribe amach)
  • To: sí (se escribe )

Ayer, mientras esperábamos a que llegase la madre tuve clase de irlandés con una de las niñas, que estaba empeñada en enseñarme a contar hasta diez, así que aprovecho para enseñaros a vosotros también:

  • Ein
  • Do
  • Three (lo pronuncian igual que el tres en inglés, una especie de tre…)
  • Kager
  • Cuik
  • Shei
  • Shoct
  • Oct
  • Nei
  • De

Así que ya sabéis: pedid una guinness, levantadla y brindad con un «esloncha» ¡por vosotros!

RCA

Domingos en la cancha

¿Y lo que lo echo de menos qué?

Muchos de los que me conocéis estaréis pensando: «Ya estaba tardando». Y la verdad que os tengo que dar la razón, pero es que me he dado cuenta de que aún no he escrito nada sobre baloncesto y lo que lo echo de menos. Para los que no me conocéis, seguid leyendo y lo entenderéis todo.

Durante un año entero no hice otra cosa que pensar en baloncesto. La razón era muy sencilla mi Trabajo Final de Grado (Mate al baloncesto), al que le dediqué horas de estudio y de afición. Además, mis pocos ratos libres los pasaba en el Palacio de los Deportes o en Magariños, templo del Club Estudiantes (ahora Movistar Estudiantes) echando un cable en el departamento de prensa.

palacio de los deportes

Antes de mi espantada pasaba los sábados disfrutando en Magariños del equipo de Liga Femenina 2 del club, con el que aprendí mucho sobre baloncesto mientras escribía (o lo intentaba) las crónicas de los partidos, y los domingos iba hasta el Palacio de los Deportes a pegarme carreras (y muchas risas) acompañada una voluntaria a la que le he cogido un cariño enorme. Además de los muchos periodistas que nos alegraban los ratos muertos.

Después de más un año en el que viví por y para el baloncesto ahora me he encontrado que desde la distancia es imposible seguir los partidos por televisión, ni las webs de las televisiones ni la página oficial de la ACB. Pero además de ser imposible me falta tiempo. Os daréis cuenta que los fines de semana (si los tenéis libres) lo único que vais a querer es salir corriendo de la casa, por lo tanto, es muy complicado seguir los partidos en directo.

baloncesto estudiantes

Aún así cada vez que puedo (como hoy) me engancho a los cracks de EstuRadio (radio del club Movistar Estudiantes) para volver a sentirme en la cancha y un poco más cerca de lo que fueron mis domingos durante dos años. Hoy es uno de esos días, me he podido conectar y disfrutar del baloncesto y de la radio.

Pues eso: que lo echo de menos, que los echo de menos.

¡¡POR CIERTO!! Mañana cumplo dos meses como Aupair, y además me toca excursión que tendrá entrada la semana que viene 🙂

RCA

Tortilla de patata… cocida

Perdonadme por pecar…

Aquí lo de freír suena a chino, incluso lo de cocer, todos las comidas se preparan o al horno o al vapor, y con ello me he buscado la forma de preparar una tortilla de patata, o algo parecido. También hay que tener en cuenta que el aceite de oliva es un lujo en los supermercados, y lo que te venden en su nombre a un precio aceptable (que no asequible) mejor no comprarlo, el color no da confianza.

Olivas

Olivas

Tras días dándole vueltas, hoy no tenía nada preparado para comer y me puse con las patatas. Como el horno y yo no nos llevamos bien, preferí hacerlas cocidas y hacer como una especie de puré con las manos (también se podría al vapor…). Tengo que decir que no tenía del todo mala pinta una vez mezclado con los huevos.

Huevos.

Huevos

Con toda la mezcla preparada puse un poco de sal y unas gotas de aceite en la sartén para evitar que se pegara. Como cualquier tortilla me las vi y deseé para darle la vuelta pero una vez lista la probé y…  ¡MENUDA DECEPCIÓN! Mala no estaba, al final era una tortilla de patata, pero le faltaba sabor, el sabor del aceite de oliva.  Y la foto del resultado… ¡mejor me la guardo!

Y os preguntaréis si tenía tantas ganas de comerla como para andar con invenciones… Pues no, pero es que ya he recibido varias indirectas para prepararla. Ahora podré hacérsela algún día, aunque intentaré incluir algún ingrediente como queso o jamón para que le de un poco más de sabor.

Una amiga que también está de Aupair (¡Hola Patri!) me ha dicho que ella la hace en el horno, así que tendré que probar.

Nos vemos pronto 🙂

RCA

Refrescando el inglés

En nada ya estaré por tierras irlandesas. En una semana ya seré una Aupair con todas las condiciones y con muchas cosas que contar, seguro… Pero de momento sigo en España peleándome con todo lo que me queda por preparar.

Estos días he aprovechado para hacer las últimas compras y renovar el pasaporte (una auténtica aventura que saca a uno de sus casillas), pero además, he aprovechado para escuchar, leer y ver cosas en inglés para ir acostumbrando el oído. Además he decidido repasar un poco la gramática que, después de tanto años sin tocarla, no me va a venir nada mal. Así que, libro en mano me he obligado a hacer entre una y dos horas de repaso diario, así ir con las cosas más frescas para cuando empiece las clases de inglés.

Estudiar inglés

Refrescar el inglés

 

Aún así, creo que para estar con la familia y entender lo que nos dicen, es mucho más importante escuchar y hablar, aunque sea solos. Yo tengo varias formas para practicarlo y pasármelo bien al mismo tiempo: ver películas y series o traducir canciones que me gustan. Son formas que me sirven para seguir practicando. También aprovecho y, de vez en cuando, veo las noticias en una televisión de habla inglesa o leo periódicos en inglés, sobre todo americanos.

Son formas que me sirven para practicar el inglés y ponerme a punto para entender a las pobres niñas, sino me veo hablando a través de dibujos con ellas.

RCA