Hasta pronto, see you soon

Llevo ya días sin escribir, pero tiene poco sentido ya, teniendo en cuenta que ya estoy en España y que poco me queda de la vida como Aupair, solo los recuerdos (que son muchos). Pero tenía una cuenta pendiente, tenía que despedirme y tenía pendiente un pequeño reto, hacer una entrada doble, en castellano y en inglés. Así que este post me servirá para las dos cosas.

Aupair entre leprechauns seguirá vivo y yo seguiré respondiendo si alguien tiene dudas o curiosidades, que deje de escribir aquí, no quiere decir que me olvide de lo que ha significado ser aupair, y todo lo que me he llevado conmigo.

Ahora empiezo una nueva experiencia, en una nueva ciudad, por eso quiero cerrar este capítulo antes. Gracias a todos los que visitas el blog, a los que de una manera u otra me habéis animado a seguir y gracias a todos los que hicisteis de esos cuatro meses en Irlanda una experiencia mejor.

Nos vemos pronto. 

____________________________________

I didn’t write for a long time, but it hasn’t got any sense if I’m not in Ireland. Now I just have the memories (a lot of them). But I have to do some things before I said goodbye. The first one is write a post in english (I’m trying, sorry if I have mistakes). And the second one is say thank you to all the people who stay with me in the blog and read one, some or all my post during this months. I also want to say thanks to all the people who stay with me those months in Ireland, my friends, the host family and all the people I met there. 

This is not a good bye, because if you have doubts or questions I will answer you as soon as I can, because, I’ll never forget what means been an aupair. 

In a few days I will star a new experience, in a new city, thats why I wanna close this chapter before I go. 

See you soon. 

Phoenix Park, Dublin

A las dos donde siempre

Hoy es un día triste, o alegre, no lo sé muy bien la verdad. Triste porque desde ayer estoy un poco más sola en Irlanda (que no lo estoy, porque ha llegado gente nueva genial) pero alegre porque mis compañeras de aventuras, esas que me han acompañado en los viajes, que han oído mis quejas y me han dado el abrazo en el momento necesario, han vuelto a casa (les era hora después de nueve meses como aupairs). Tengo que decir que no se han ido de golpe, sino que se han ido a cuentagotas y haciendo sufrir a las que nos íbamos quedando.

Estos cuatro meses he compartido con ellas más de lo que jamás imaginé, a pesar del poco tiempo que hace que nos conocemos (¡con excepción! Pero puede decirse que nos hemos vuelto a conocer). Durante estos meses decidimos hacer una lista (cosa que os recomiendo empezar cuanto antes) de qué os estaréis preguntando, pues de frases y, si os sois sincera hoy la leo entre risas. Creo que es la mejor forma de recordar cómo, poco a poco, tengo tres amigas más, con las que he sufrido, reído y vivido más en cuatro meses que en años con otras personas.

Me pongo sensiblera pero es verdad, estás lejos de casa, sin familia, amigos… Y aunque aquí tienes una “familia” también son tus jefes y a ellos no puedes llorarles tus penas (de las que muchas veces son los culpables), por eso, a veces la gente que conoces, a esos a los que terminas llamando amigos, se convierten en tu familia y, por eso, la confianza crece y tus historias ya no son solo tuyas.

Amigas

A mí me queda poco más de una semana (una semana y un día, para ser exactos) para volver a cerrar la maleta, un poco más vacía de cosas pero llena de experiencias, pero ellas ya se han ido y ahora me pregunto: ¿a las dos donde siempre?

Estoy segura de que pronto nos volveremos a juntar, en nuestro caso es “relativamente fácil”. Pero mientra, por favor, no os metáis en problemas, echadme de menos y recordad siempre que, aunque a veces no sepamos en qué idioma hablamos, siempre podremos hacer un croquis. Os echaré de menos, a vosotras y a nuestras horas muertas.

Por solo media canción 🙂

It’s been a long day without you, my friend, and I’ll tell you all about it when I see you again. We’ve come a long way from where we began.

RCA

Yummi or not?

Cuando uno viaja siempre tiene ganas de probar la comida típica pero he de decir que en Irlanda, más que comida, lo que hay es bebida. Pero como no quiero convertir esto en un blog de alcohólicos, voy a rebuscar un poco y hablaros de los alimentos que, al menos yo, no había visto fuera de Irlanda o, si los había visto, no era como aquí que es casi una plaga.

En primer lugar los SCONES. Son un postre originario de Escocia pero que en Irlanda lo encontraréis en todos los sitios. Una especie de bollo de pan un poco dulces. Los más habituales son los que no tienen nada, solo la masa, o con uvas pasas pero, en mi host family los han hecho alguna vez con miel y sirope de arce. Al desayuno, de postre, a media tarde… Y lo mejor es que se hacen en menos de una hora. 

Scones

Scones

No puedo hablar de comida irlandesa y no mencionar el BROWN BREAD. Sobre este pan tenemos una teoría: nos gusta porque estamos aquí pero, aquí lo disfrutamos. Está hecho con avena y harina integral, cuando lo comes recuerda al bizcocho por dentro pero por fuera tiene corteza. Lo he comido sin nada dentro o con pipas, ambos están ricos. 

Foto de: Hungry Poodle

Foto de: Hungry Poodle

Pero si queréis convertiros en verdaderos irlandeses lo mejor que podéis hacer es comer el tradicional IRISH BREAKFAST, una bomba en toda regla. El susodicho desayuno consiste en: huevos, jeans (habas con una especie de salsa de tomate), pan, bacon huevos revueltos y black pudding (para que nos entendamos: morcilla). A veces también lo acompañan con champiñones, salchichas, white pudding o cosas así. Todo regado con un té con leche y un zumo. Vamos este si es el desayuno de los campeones. He de decir que a mi me tocó hacerlo pero no lo comí, mi estómago no acepta estas cosas a las 8 de la mañana. Para auténticos valientes

Irish breakfast

Irish breakfast

Estas son las cosas que digamos más típicas he visto, ya veis que no son muchas pero algo es algo. Si probáis o habéis probado alguno me gustaría saber vuestra opinión. ¡Qué aproveche!

RCA

Ring of Beara: 340 km y dos días

Tenía una visita pendiente pero la iba aplazando por culpa del tiempo: Ring of Beara. Para los que no estéis familiarizados con la geografía Irlandesa, el Ring of Beara (Anillo de Beara) es la costa de la penúltima península del sur de Irlanda. Aquí os dejo un mapa para que os situéis:

Ring of Beara

Para los que animéis a hacer este viaje una recomendación clara: llevad el coche cargado de gasolina y el conductor zapato cómodo. Nuestra idea era ir parando en pequeños pueblos pero, a decir verdad lo que realmente merece la pena es parar en donde están las vistas. Aún así llevábamos una lista de ciudades y, en algunas bajamos a pasear y estirar las piernas. Las ciudades fueron:

  • Kenmare
  • Eyeries y Allihies: todas las casas son de colores
  • Lambshead (cabeza de cordero) y Dursey Island: esta parada no la hicimos porque se nos estaba haciendo un poco tarde y lo bonito (según la información que habíamos recopilado) era coger el teleférico que cruza desde la península hasta la isla.
  • Glengariff
  • Bantry

unnamed

A esto le sumamos pequeñas paradas en medio de una carretera que deja muchísimo que desear, para disfrutar del paisaje, de las vistas y del mar. Para que os hagáis una idea de la carretera, no llegamos a 200 kilómetros el primer día y tardamos en hacerlo (parando realmente poco en cada sitio) ocho horas. Además en algún tramo nos vimos obligadas a parar hasta que pasaran animales o coches (demasiado estrecho para dos coches juntos).

DSC_0016

Nuestra idea era disfrutar de la costa sur de Irlanda, la que linda con España, el domingo, así que reservamos un hotel en Bantry para pasar la noche y, por la mañana seguir el camino. Fue el domino cuando disfrutamos de Kinsale, un pueblo con tradición marinera, aunque la lluvia nos obligó a volver antes a casa, pero en el camino seguimos disfrutando del paisaje y, por primera vez (después de dos días enteros recorriendo costa) de una playa.

IMG_2782

Un viaje que tuvo punto y final en Limerick y con 340 kilómetros en el cuenta kilómetros. Repetiría sin duda el viaje, pero de copiloto, ¡nunca de conductora!

DSC_0007

RCA

 

 

Irlanda y la Iglesia

¿Qué es de una sociedad católica sin sus celebraciones? Hoy he pedido ayuda para hablar de las comuniones a una amiga. Ella ha podido ver en primera persona cómo lo celebran aquí y le he pedido que lo comparta.

La iglesia católica tiene una influencia asombrosa en todos los grandes sectores de la sociedad irlandesa. Podemos encontrar símbolos religiosos en cualquier parte en la que estemos, sea conduciendo nuestro propio coche o acercándonos a un hospital o colegio, aunque estos sean públicos. El objetivo de este post, en realidad es describir una celebración religiosa concreta, una comunión, pero esto resulta imposible de hacer, aunque parezca imposible, sin nombrar el sistema educativo.

Una de las experiencias más curiosas desde que estoy en Irlanda es la de asistir a una comunión, la de la niña que cuido. Lo cierto es que tenía curiosidad por ir y cabe decir que la celebración no tiene nada que ver con lo que podemos ver en cualquier parte de España u otros países mediterráneos. Lo primero que llama la atención es que quién organiza la comunión es el colegio, los tutores de cada clase (colegio público). Durante todo el año los niños y niñas fueron preparando el día en clase de religión y ensayando en la iglesia próxima al colegio.

Iglesia

Iglesia

La ceremonia se celebraba a las 13 horas. Cada hilera de bancos estaba reservada para un niño/a y sus respectivas familias. Había más bancos al lado por si el espacio no era suficiente. Esto no ha sido un problema ya que cada niña/o tenía alrededor de 10 invitados. Todos los niños/as participaron con algo (canción, lectura, repartiendo regalos…). Me gustaría haber sacado más fotos pero esto resultó imposible ya que el cura nos pidió expresamente que no lo hiciésemos ya que había un fotógrafo contratado.

En memoria de...

En memoria de…

Despedidas, pequeña comilona en el cole (scons -postre típico-, té y café y chuches para los niños) y luego comilona en casa. Pincho para comer y esperamos hasta las 17 para tomar el diner y unos estupendísimos postres.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fue un buen día, sobre todo porque los niños y niñas lo pasaron bien (aunque se debería postergar un par de años más hasta que tuvieran capacidad de elección, pero ese ya es otro tema), la comida muy rica y se respiraba un cálido ambiente familiar. Lo único que he echado en falta fue un poco de música.

Solo me queda dar las gracias a Clara 🙂

Nos vemos el domingo por aquí 🙂

Dublín: Kilmainhan Gaol

Vuelvo a los viajes y a Dublín (¡sí, aún sigo teniendo cosas que contaros!) Después de beber, y rezar, nos vamos a la cárcel.

La Kimainham Gaol fue inaugurada en 1776. Durante años fue el hogar de muchos de os que lucharon por la independencia Irlandesa, por eso hoy se le tiene especial cariño a este lugar, ya que fue el lugar de la gente valiente y patriota.

A diferencia de lo habitual hoy en día, esta cárcel mezcló a niños, mujeres y hombres con una sola vela en las minúsculas celdas  que hacia de fuente de luz y calor. El gran problema (por si ese no era suficiente) llegó con la hambruna de 1848, muchos se vieron obligados a robar y, por lo tanto empezó el hacinamiento. Otros, en cambio, cometían algún pequeño crimen para así, al menos, tener un plato de comida.

Ventana de una de las celdas al exterior

Ventana de una de las celdas al exterior

En 1924 se liberó al último preso de la cárcel de Kilmainham, que años más tarde se convirtió en el presidente de Irlanda (Éamon Varela).

Durante la visita podréis visitar la capilla, que guarda algún secreto; los pasillos que dan a las celdas y el patio de ejecuciones. Además, antes de acceder a la visita, que es guiada y en inglés.

Capilla

Capilla

Yo no pude visitar el patio, que es lo que dicen que realmente merece la pena. Personalmente, y estando aquí como aupair, considero importante conocer un poco de la historia irlandesa y esta visita me ha servido para eso gracias a las historias que cuenta.

Cruz en donde se realizaron algunas ejecuciones.

Cruz en donde se realizaron algunas ejecuciones.

Durante la visita no pude sacar muchas fotos de calidad ya que la luz era horrible, pero bueno me quedo con estas tres que cero que reflejan lo que los irlandeses sufrieron durante años.

¡Feliz domingo!

RCA

Domingos en la cancha

¿Y lo que lo echo de menos qué?

Muchos de los que me conocéis estaréis pensando: “Ya estaba tardando”. Y la verdad que os tengo que dar la razón, pero es que me he dado cuenta de que aún no he escrito nada sobre baloncesto y lo que lo echo de menos. Para los que no me conocéis, seguid leyendo y lo entenderéis todo.

Durante un año entero no hice otra cosa que pensar en baloncesto. La razón era muy sencilla mi Trabajo Final de Grado (Mate al baloncesto), al que le dediqué horas de estudio y de afición. Además, mis pocos ratos libres los pasaba en el Palacio de los Deportes o en Magariños, templo del Club Estudiantes (ahora Movistar Estudiantes) echando un cable en el departamento de prensa.

palacio de los deportes

Antes de mi espantada pasaba los sábados disfrutando en Magariños del equipo de Liga Femenina 2 del club, con el que aprendí mucho sobre baloncesto mientras escribía (o lo intentaba) las crónicas de los partidos, y los domingos iba hasta el Palacio de los Deportes a pegarme carreras (y muchas risas) acompañada una voluntaria a la que le he cogido un cariño enorme. Además de los muchos periodistas que nos alegraban los ratos muertos.

Después de más un año en el que viví por y para el baloncesto ahora me he encontrado que desde la distancia es imposible seguir los partidos por televisión, ni las webs de las televisiones ni la página oficial de la ACB. Pero además de ser imposible me falta tiempo. Os daréis cuenta que los fines de semana (si los tenéis libres) lo único que vais a querer es salir corriendo de la casa, por lo tanto, es muy complicado seguir los partidos en directo.

baloncesto estudiantes

Aún así cada vez que puedo (como hoy) me engancho a los cracks de EstuRadio (radio del club Movistar Estudiantes) para volver a sentirme en la cancha y un poco más cerca de lo que fueron mis domingos durante dos años. Hoy es uno de esos días, me he podido conectar y disfrutar del baloncesto y de la radio.

Pues eso: que lo echo de menos, que los echo de menos.

¡¡POR CIERTO!! Mañana cumplo dos meses como Aupair, y además me toca excursión que tendrá entrada la semana que viene 🙂

RCA