El paso del tiempo, el lado positivo

Hace más de un año que no escribo, pero este fin de semana pasó algo relacionado con mi etapa como aupair. A pesar de que en junio se cumplen dos años del final de mi aventura,  hay historias que siguen llevándome a aquellos meses.

Durante el tiempo que pasé en Irlanda no solo cuidé a niñas, como bien pudisteis ver en este blog, sino que viajé, conocí una cultura y un país que me generaban mucha curiosidad, pero también hice amigas. Esperaba los fines de semana como agua de mayo, y eran la vía de escape. Ahora la vida ha cambiado, para mi y para esas personas con las que compartí excursiones, planes improvisados y noches de fiesta, pero todas las semanas hablamos y cuando a una le ocurre algo bueno lo celebramos y, si por el contrario es una mala noticia, le ponemos nuestro hombro, aunque sea en la distancia.

Tengo que reconocer que yo por cuestiones que ahora no vienen a cuento, las he podido ver a todas, más o menos, pero una tarde para el recuerdo tuve con las tres. Pero fui la única que tuve esa suerte y por eso, un año y nueve meses después pusimos punto y final a ese problema. Durante tres días estuvimos en Madrid, paseando, riéndonos, recordando, y creando nuevas historias que, sin duda, rememoraremos la próxima vez que nos veamos.

img_0187

Con este post quería decir dos cosas. La primera es que esta aventura no se quedó únicamente en las fechas que la vivimos, sino que me he dado cuenta de que es parte de nosotras ya y que, cuando nos pregunten dónde nos conocimos o por qué somos amigas, la respuesta es muy sencilla. Y la segunda es daros las gracias por trasladarme durante un fin de semana a ese viaje, pero solo a la parte positiva: a las gaviotas que se creen patos, a los trolls, a los merengues o a los hollyes.

Nos vemos pronto, os espero con la puerta abierta.

RCA

Anuncios

A las dos donde siempre

Hoy es un día triste, o alegre, no lo sé muy bien la verdad. Triste porque desde ayer estoy un poco más sola en Irlanda (que no lo estoy, porque ha llegado gente nueva genial) pero alegre porque mis compañeras de aventuras, esas que me han acompañado en los viajes, que han oído mis quejas y me han dado el abrazo en el momento necesario, han vuelto a casa (les era hora después de nueve meses como aupairs). Tengo que decir que no se han ido de golpe, sino que se han ido a cuentagotas y haciendo sufrir a las que nos íbamos quedando.

Estos cuatro meses he compartido con ellas más de lo que jamás imaginé, a pesar del poco tiempo que hace que nos conocemos (¡con excepción! Pero puede decirse que nos hemos vuelto a conocer). Durante estos meses decidimos hacer una lista (cosa que os recomiendo empezar cuanto antes) de qué os estaréis preguntando, pues de frases y, si os sois sincera hoy la leo entre risas. Creo que es la mejor forma de recordar cómo, poco a poco, tengo tres amigas más, con las que he sufrido, reído y vivido más en cuatro meses que en años con otras personas.

Me pongo sensiblera pero es verdad, estás lejos de casa, sin familia, amigos… Y aunque aquí tienes una “familia” también son tus jefes y a ellos no puedes llorarles tus penas (de las que muchas veces son los culpables), por eso, a veces la gente que conoces, a esos a los que terminas llamando amigos, se convierten en tu familia y, por eso, la confianza crece y tus historias ya no son solo tuyas.

Amigas

A mí me queda poco más de una semana (una semana y un día, para ser exactos) para volver a cerrar la maleta, un poco más vacía de cosas pero llena de experiencias, pero ellas ya se han ido y ahora me pregunto: ¿a las dos donde siempre?

Estoy segura de que pronto nos volveremos a juntar, en nuestro caso es “relativamente fácil”. Pero mientra, por favor, no os metáis en problemas, echadme de menos y recordad siempre que, aunque a veces no sepamos en qué idioma hablamos, siempre podremos hacer un croquis. Os echaré de menos, a vosotras y a nuestras horas muertas.

Por solo media canción 🙂

It’s been a long day without you, my friend, and I’ll tell you all about it when I see you again. We’ve come a long way from where we began.

RCA

Domingos en la cancha

¿Y lo que lo echo de menos qué?

Muchos de los que me conocéis estaréis pensando: “Ya estaba tardando”. Y la verdad que os tengo que dar la razón, pero es que me he dado cuenta de que aún no he escrito nada sobre baloncesto y lo que lo echo de menos. Para los que no me conocéis, seguid leyendo y lo entenderéis todo.

Durante un año entero no hice otra cosa que pensar en baloncesto. La razón era muy sencilla mi Trabajo Final de Grado (Mate al baloncesto), al que le dediqué horas de estudio y de afición. Además, mis pocos ratos libres los pasaba en el Palacio de los Deportes o en Magariños, templo del Club Estudiantes (ahora Movistar Estudiantes) echando un cable en el departamento de prensa.

palacio de los deportes

Antes de mi espantada pasaba los sábados disfrutando en Magariños del equipo de Liga Femenina 2 del club, con el que aprendí mucho sobre baloncesto mientras escribía (o lo intentaba) las crónicas de los partidos, y los domingos iba hasta el Palacio de los Deportes a pegarme carreras (y muchas risas) acompañada una voluntaria a la que le he cogido un cariño enorme. Además de los muchos periodistas que nos alegraban los ratos muertos.

Después de más un año en el que viví por y para el baloncesto ahora me he encontrado que desde la distancia es imposible seguir los partidos por televisión, ni las webs de las televisiones ni la página oficial de la ACB. Pero además de ser imposible me falta tiempo. Os daréis cuenta que los fines de semana (si los tenéis libres) lo único que vais a querer es salir corriendo de la casa, por lo tanto, es muy complicado seguir los partidos en directo.

baloncesto estudiantes

Aún así cada vez que puedo (como hoy) me engancho a los cracks de EstuRadio (radio del club Movistar Estudiantes) para volver a sentirme en la cancha y un poco más cerca de lo que fueron mis domingos durante dos años. Hoy es uno de esos días, me he podido conectar y disfrutar del baloncesto y de la radio.

Pues eso: que lo echo de menos, que los echo de menos.

¡¡POR CIERTO!! Mañana cumplo dos meses como Aupair, y además me toca excursión que tendrá entrada la semana que viene 🙂

RCA

Once

Hoy es 11 de marzo, no sé si os habías dado cuenta, pero aquí apenas ha pasado sin pena ni gloria. Hoy hace 11 años que el rumbo de la política antiterrorista de España y de Europa dio un vuelco, hoy hace 11 años que 192 personas murieron y muchas otras no podrán olvidar jamás, y no hablo de los que lo hemos vivido desde fuera, sino que me refiero a aquellos que estaban en los trenes pero tuvieron “suerte” y a todos los que tuvieron que decir adiós sin realmente esperarlo.

Poco tiene que ver esta entrada con el tema del blog, diréis. Pues es mentira, es todo. Este blog nació por mis ganas de seguir contando, por mi adicción a la actualidad, a escribir y al periodismo, y esa noticia fue en gran parte una de las causantes de que terminaran en la facultad de periodismo.

192 vidas que se han politizado, pero que eran personas que tenían corazón, sueños y esperanzas. Aquellas que no pueden olvidar son incontables, por eso, me quiero acordar hoy de ellos.

Se vive, pero no se supera.

RCA

Hasta pronto

En unas horas me subo al coche y empieza el viaje. Estos son mis últimos momentos en casa. La maleta ya está hecha (solo quedan los últimos detalles) y las despedidas ya han pasado. Ya he dicho todo lo que tenía que decir pero estos días, duros por un lado pero bonitos por otro, quiero recordarlos con fotos.

Ahora toca guardarlo todo hasta otro año, pero me quedo con el “hasta luego” lleno de risas.

Carnaval con amigos

Carnaval con amigos

Nos vemos en verano. GRACIAS.

RCA