Volver a ser parte

Sé que dije que no volvería a escribir, pero hoy he vivido un momento que me ha hecho recordar muchas cosas, todas buenas de esos meses que estuve como Au Pair y os lo tengo que contar.

Cuando volví de Irlanda, lo que menos me apetecía era escuchar voces infantiles, ver a niños cerca me ponía hasta nerviosa pero ahora, con las aguas calmadas, tengo que decir que echo de menos esos cuatro renacuajos. Hace unas semanas estuve hablando con mi Host Mother sobre las niñas, pero lo hice por Whats App, pero también me apetecía hablar con ellas, que me contaran qué tal estaban, cómo les iba el nuevo curso y ver cuánto habían crecido.

Así que me animé y buscando un horario que tanto a ellas como a mí nos viniera bien, decidimos hacer un Skype. No fue mucho tiempo, al final las horas mandan y mañana al haber cole tenían que descansar. Pero fue un rato en el que me hizo recordar todos los buenos momentos que compartí en esa casa. Cuando las vi en el sofá me acordé de todos los libros que leímos, de todas las historias que ahí me contaban y de todas las risas (y broncas) que viví en ese pequeño salón.

Ellas me contaron sus historias, las de cualquier niño de su edad: el regalo que le pedían a Santa Claus, a quién iban a representar en la obra de navidad del colegio, qué tal los profesores y las clases extraescolares. Esas cosas que antes me contaban en directo y que ahora hicieron a través de una pantalla. Ha sido una media hora, pero una media hora que me ha traído los mejores recuerdos que tengo con ellas y con la familia, esos recuerdos y sensaciones que espero que nunca se me olviden.

Vistas casa

A pesar de todo, el tiempo calma las cosas y, por muchas cosas que pases, la memoria siempre recuerda lo bueno, esos momentos que quieres tener contigo. Mientras escribo esto me acuerdo de mi primer Skype o del día que me fueron a buscar al autobús, ese día estaba tan nerviosa que tenía miedo de olvidarme de mi nombre. Hoy también me moría de los nervios, no era la primera vez que nos veíamos, pero sí la primera después de mi despedida y la pregunta era ¿se acordarían de mi? La respuesta la tuve al momento: Sí.

Os aconsejo a todos que lo hagáis, que volvais a ver a la familia, que volvais a hablar con ellos, especialmente con los niños. Al final algo siempre queda y, por mucho que yo lo negara al principio, ahora lo digo bien alto: LAS ECHO DE MENOS

RCA

Hasta pronto, see you soon

Llevo ya días sin escribir, pero tiene poco sentido ya, teniendo en cuenta que ya estoy en España y que poco me queda de la vida como Aupair, solo los recuerdos (que son muchos). Pero tenía una cuenta pendiente, tenía que despedirme y tenía pendiente un pequeño reto, hacer una entrada doble, en castellano y en inglés. Así que este post me servirá para las dos cosas.

Aupair entre leprechauns seguirá vivo y yo seguiré respondiendo si alguien tiene dudas o curiosidades, que deje de escribir aquí, no quiere decir que me olvide de lo que ha significado ser aupair, y todo lo que me he llevado conmigo.

Ahora empiezo una nueva experiencia, en una nueva ciudad, por eso quiero cerrar este capítulo antes. Gracias a todos los que visitas el blog, a los que de una manera u otra me habéis animado a seguir y gracias a todos los que hicisteis de esos cuatro meses en Irlanda una experiencia mejor.

Nos vemos pronto. 

____________________________________

I didn’t write for a long time, but it hasn’t got any sense if I’m not in Ireland. Now I just have the memories (a lot of them). But I have to do some things before I said goodbye. The first one is write a post in english (I’m trying, sorry if I have mistakes). And the second one is say thank you to all the people who stay with me in the blog and read one, some or all my post during this months. I also want to say thanks to all the people who stay with me those months in Ireland, my friends, the host family and all the people I met there. 

This is not a good bye, because if you have doubts or questions I will answer you as soon as I can, because, I’ll never forget what means been an aupair. 

In a few days I will star a new experience, in a new city, thats why I wanna close this chapter before I go. 

See you soon. 

Phoenix Park, Dublin

A las dos donde siempre

Hoy es un día triste, o alegre, no lo sé muy bien la verdad. Triste porque desde ayer estoy un poco más sola en Irlanda (que no lo estoy, porque ha llegado gente nueva genial) pero alegre porque mis compañeras de aventuras, esas que me han acompañado en los viajes, que han oído mis quejas y me han dado el abrazo en el momento necesario, han vuelto a casa (les era hora después de nueve meses como aupairs). Tengo que decir que no se han ido de golpe, sino que se han ido a cuentagotas y haciendo sufrir a las que nos íbamos quedando.

Estos cuatro meses he compartido con ellas más de lo que jamás imaginé, a pesar del poco tiempo que hace que nos conocemos (¡con excepción! Pero puede decirse que nos hemos vuelto a conocer). Durante estos meses decidimos hacer una lista (cosa que os recomiendo empezar cuanto antes) de qué os estaréis preguntando, pues de frases y, si os sois sincera hoy la leo entre risas. Creo que es la mejor forma de recordar cómo, poco a poco, tengo tres amigas más, con las que he sufrido, reído y vivido más en cuatro meses que en años con otras personas.

Me pongo sensiblera pero es verdad, estás lejos de casa, sin familia, amigos… Y aunque aquí tienes una “familia” también son tus jefes y a ellos no puedes llorarles tus penas (de las que muchas veces son los culpables), por eso, a veces la gente que conoces, a esos a los que terminas llamando amigos, se convierten en tu familia y, por eso, la confianza crece y tus historias ya no son solo tuyas.

Amigas

A mí me queda poco más de una semana (una semana y un día, para ser exactos) para volver a cerrar la maleta, un poco más vacía de cosas pero llena de experiencias, pero ellas ya se han ido y ahora me pregunto: ¿a las dos donde siempre?

Estoy segura de que pronto nos volveremos a juntar, en nuestro caso es “relativamente fácil”. Pero mientra, por favor, no os metáis en problemas, echadme de menos y recordad siempre que, aunque a veces no sepamos en qué idioma hablamos, siempre podremos hacer un croquis. Os echaré de menos, a vosotras y a nuestras horas muertas.

Por solo media canción 🙂

It’s been a long day without you, my friend, and I’ll tell you all about it when I see you again. We’ve come a long way from where we began.

RCA

Dublín: música y cerveza

Si hay algo que defina la noche dublinesa es la música y la cerveza. Para esta excursión os tenéis que abrigar bien y llevar la cartera llena pero os aseguro que es una experiencia genial. Esto se podría extender a toda Irlanda, ya que en todas las ciudades la música en directo se combina con cervezas y amigos, un buen plan para una noche que, os aviso, empieza a las 19.00 y termina, como tarde a las 03.00 horas. 

En Dublín os recomiendo ir al barrio de Temple Bar ya que podréis ir cambiando de un bar a otro y escuchando incluso música por la calle de bandas realmente buenas. No os voy a decir ningún sitio en concreto, sino que lo mejor es ir paseando y probando unos sitios o otros.

La pinta de cerveza ronda los 5-6€ (podéis pedir un glass que es la mitad y cuesta también la mitad); las copas no os recomiendo ni siquiera pensar en pedirlas, ya que son unos 10€ y son la mitad que el tamaño español. También podéis probar la sidra. Hay dos marcas conocidas: Blumber, que es solo de manzana y te la pueden servir en botella o de grifo, o la Koppaberg que la podéis encontrar de varios sabores y, para mi gusto está mejor.

Foto de: London loves business.

Foto de: London loves business.

Lo que también tenéis que aprender es Cockles and Mussels, una canción que se ha convertido en un himno irlandés y que, solo empezar a sonar en los pubs la gente lo celebra. Para que os vayáis acostumbrando a ella os dejo aquí un vídeo. Me hubiese gustado poner uno de los míos pero no puedo subirlos…

Si vais a Dublín y no salís de noche os perdéis una parte importantísima de la ciudad. Disfrutad y   convertíos en irlandeses por unas horas disfrutando de su música, sus bebidas y su ambiente.

RCA

Aprender irlandés

Dadlo por imposible, lo de aprender irlandés digo. Si conseguís diez palabras en vuestro vocabulario seréis los reyes del mundo casi. Tanto el inglés como el irlandés son idiomas oficiales en la República de Irlanda, por eso lo veréis escrito en todos los sitios, igual que pasa en Galicia con el gallego, Cataluña con el catalán y País Vasco con el euskera.

Los carteles de la carretera y las cartas de los restaurantes son solo algunos de los ejemplos que encontraréis en ambos idiomas. Al final por unas cosas o por otras aprendes palabras sueltas, y eso es lo que os voy a enseñar hoy, las cuatro palabras que he aprendido. Tengo que decir que no sé como escribir muchas de ellas, simplemente sé decirlas, por lo que os las escribiré tal cual se pronuncian:

  • Eslón: adiós
  • Esloncha: en el momento de un brindis, en español la palabra más parecida sería salud, en inglés lo traducen como cheers.
  • Bania: leche
  • Amac: salida (se escribe amach)
  • To: sí (se escribe )

Ayer, mientras esperábamos a que llegase la madre tuve clase de irlandés con una de las niñas, que estaba empeñada en enseñarme a contar hasta diez, así que aprovecho para enseñaros a vosotros también:

  • Ein
  • Do
  • Three (lo pronuncian igual que el tres en inglés, una especie de tre…)
  • Kager
  • Cuik
  • Shei
  • Shoct
  • Oct
  • Nei
  • De

Así que ya sabéis: pedid una guinness, levantadla y brindad con un “esloncha” ¡por vosotros!

RCA

Besos y abrazos por doquier

Aprovechando que ayer fue el día internacional del beso (sí, hay días para todo pero este me sirve de excusa) hoy os quiero hablar de eso, de los besos y abrazos españoles.

Quienes me conocen saben que lo mío no es dar muchos besos y abrazos pero es que en Irlanda sería hasta cansina. Lo primero que tenéis que saber es que, como en muchos otros sitios del mundo, cuando conoces a alguien la mano siempre por delante, nada de dos besos, ni de uno, ni siquiera un abrazo (eso se deja para más adelante). Esto tenéis que tenerlo en cuenta en caso de que vengáis de aupair, siempre es mejor darles un apretón de manos que quedaros los dos cortados por intentar darles dos besos.

ABRAZOS

Poco a poco me he ido dando cuenta que los españoles nos tocamos, y mucho. No en el término sucio de la palabra, que seguro que alguno ya lo ha malinterpretado, sino en el bueno, necesitamos estar constantemente en contacto con la persona con la que hablamos. Aún no llevo dos meses aquí y ya se me hace raro (e incómodo) estar hablando con alguien y que esté buscando el contacto (¡no quiero imaginarme el día que vuelva!).

La falta de muestras de cariño se hace rara pero en mi caso siempre me quedarán las niñas, especialmente las más pequeñas, que los abrazos y los besos los quieren constantemente, otro tema es las más mayores, que ya empiezan a revolverse si les das un beso.

Así que si venís tened cuidado sobre todo si no han tenido aupairs españolas o no conocen a nadie de España, porque se quedarán bastante sorprendidos e incluso puede parecerles mal. Pero eso sí, y aquí en secreto:

¡qué vivan los abrazos y los besos!

RCA

Volver a la realidad

¡He vuelto!

Desde el martes vuelvo a dormir sola y no con 11 extraños (bueno, solo 10 que una era mi amiga). Pero el cansancio, la falta de tiempo y mi vuelta a la (casi) rutina me han hecho imposible aparecer de nuevo por aquí.

Trinity College, Dublin

Trinity College, Dublin

Como os he prometido traigo muchas cosas que contaros de Dublín, pero poco a poco. De momento, y después del post sobre la realidad de ser aupair, quiero contaros la parte bonita a través de dos gestos:

El primero fue a través de unos mensajes que me escribí con mi host-mother durante las vacaciones. En él me decía que una de las niñas había llamado a su abuela por mi nombre, un detalle que, aunque es una tontería significa que, al fin y al cabo las niñas me aprecian.

El segundo, mi recibimiento. Nada más llegar una de las enanas me abrazó con muchísima fuerza demostrando que se alegraba de mi vuelta. Por la mañana cuando me levanté y vi al bebé se puso a dar patadas sobre la alfombra en la que estaba y a sonreír. Como digo, son tonterías pero que hacen ilusión.

Con el próximo post os prometo alguna visita en Dublín, que prometo que será pronto. ¡Feliz verano irlandés!

Phoenix Park, Dublin

Phoenix Park, Dublin

P.D.: He aprovechado el viaje para sumar una tercera palabra a mi vocabulario en irlandés (poco a poco)

RCA