Happy mother’s day!

No, no me he vuelto loca, ni me he equivocado de fecha por segundo año consecutivo. Nada de eso. Hoy es el día de la madre en Irlanda, y quería hacerles un pequeño homenaje a todas las madres que, por una razón o por otra tienen a sus hijos lejos.

Una de las cosas que más me sorprendió hablando de celebraciones, fue saber que el día de la madre era en marzo, nunca me había planteado que pudiese ser en otro momento que el primer domingo de mayo, pero yo este año lo voy a celebrar por duplicado, porque mi madre, como seguro que le pasa a las vuestras, se lo merecen.

Happy mother's day

Cuanto más mayores nos hacemos más las necesitamos. Poner una lavadora, cocinar o coser un botón se vuelve complicadísimo pero una llamada a tiempo nos salva siempre de la desgracia.

Hoy es por ellas, porque cuando siempre están a nuestro lado, da igual la distancia.

Happy irish mother’s day 🙂

RCA

Once

Hoy es 11 de marzo, no sé si os habías dado cuenta, pero aquí apenas ha pasado sin pena ni gloria. Hoy hace 11 años que el rumbo de la política antiterrorista de España y de Europa dio un vuelco, hoy hace 11 años que 192 personas murieron y muchas otras no podrán olvidar jamás, y no hablo de los que lo hemos vivido desde fuera, sino que me refiero a aquellos que estaban en los trenes pero tuvieron «suerte» y a todos los que tuvieron que decir adiós sin realmente esperarlo.

Poco tiene que ver esta entrada con el tema del blog, diréis. Pues es mentira, es todo. Este blog nació por mis ganas de seguir contando, por mi adicción a la actualidad, a escribir y al periodismo, y esa noticia fue en gran parte una de las causantes de que terminaran en la facultad de periodismo.

192 vidas que se han politizado, pero que eran personas que tenían corazón, sueños y esperanzas. Aquellas que no pueden olvidar son incontables, por eso, me quiero acordar hoy de ellos.

Se vive, pero no se supera.

RCA

Welcome!

Ya instalada y os puedo asegurar que todos los miedos se han ido. Ver como unas niñas que no te conocen de nada te dan un abrazo enorme nada más verte y te cuentan todo con la mayor ilusión de su vida. Empieza una aventura que esperaba que fuera genial, pero os puedo asegurar que pinta mucho mejor de lo que parecía.

Además, y dada la aceptación que ha tenido este texto en Facebook, quiero publicarlo también aquí. Para todos los que estamos fuera.

… políticos:
Iba a empezar diciendo «Estimados políticos», pero no siento ninguna estima hacia ustedes. Tampoco los quiero, por lo tanto, lo de «Queridos políticos», me dolería aún más decirlo.
Soy una joven de 23 años con dos carreras y una lista interminable de prácticas en distintas empresas, en las que he disfrutado y crecido,tanto profesional como personalmente, pero ya no sirvo. No pueden hacerme un convenio de prácticas en el que ejerzo mi profesión por cuatro duros, y no pueden porque he terminado la carrera y los convenios dejan de existir. Te conviertes en un cero a la izquierda, en alguien invisible, o aún peor, en una persona que dedica horas y horas al trabajo sin cobrar, y lo haces con pasión y ganas porque piensas, que en algún momento alguien se apiadará de ti y te contratará. Pero no, no se equivoquen. Acabas la carrera y solo está el vacío, una cuesta abajo sin ningún sitio en el que frenar, y miras hacia atrás y te arrepientes (sí, te arrepientes) de terminar tus estudios porque al menos así, podrías estar trabajando aunque fuese por 100€ al mes.
Pero ya me he cansado y por eso he decidido irme. Me voy de España señores políticos, me voy de este país por el que cada vez siento más vergüenza. El paro no baja, sino que la gente se va. Se va de ese país que ustedes gobiernan y en el que los jóvenes parece que no existimos y nos vamos dejando familia, amigos y sueños, sobre todo sueños en los que creímos pero ya no vemos en ningún lugar. Esos sueños nos los han quitado ustedes. Porque no vemos futuro, solo un pozo negro del que parece que nunca vamos a salir.
Yo, igual que muchos de mis compañeros y amigos, nos estamos buscando la vida como podemos y al final, muchos, tenemos en mente eso de hacer la maleta y salir sin mirar atrás. Yo me voy, pero no a trabajar como periodista o comunicadora audiovisual, que es en lo que me he formado, sino que me voy a cuidar de cuatro niñas. Y sí, me voy porque lo he decidido, porque lo veo como una oportunidad para seguir creciendo, aprender una nueva cultura y mejorar el inglés, pero no es la opción que hubiese deseado.
Señores, vayan ustedes a casa de mis abuelos, de casi 90 años, y explíquenles por qué su única nieta tiene que irse lejos. Por qué no podrán abrazarla ni verla durante meses. Por qué, su única nieta, tiene que dejar su gran pasión, el periodismo, para cuidar de unas niñas. Vayan ustedes a su casa y devuélvales las horas de sueño que les he quitado cuando les tuve que decir que me iba. Díganle a mis padres que el dinero que han invertido en mi formación servirá de algo, que no terminaré siendo una más en la lista del paro. Explíquenles que apoyarme en mis estudios y decisiones ha sido una buena idea. Díganles a mis familiares que, aunque me vaya, nada cambiará y, de paso, díganselo a mis amigos. Pero a ellos mejor háganlo pronto, porque dentro de poco también se lo tendrán que estar diciendo a sus familias.
Y no se olviden de recordarse a ustedes mismos que los jóvenes sí queremos un futuro para nosotros y sí tenemos opinión, que no somos vacas o cabras movidas por un pastor, sino que tenemos opiniones, ideas e ilusiones. Hablen entre ustedes que la política nos interesa, que nos preocupamos por lo que pasa y leemos periódicos y libros para crecer culturalmente. Díganse a sí mismos que los jóvenes somos el futuro y que este futuro está harto y cansado de que nos desprecien y se olviden de nosotros en el fondo del armario. Somos electorado, podemos votar y nuestro voto cuenta lo mismo que el suyo. No lo olviden.
Ustedes sabrán, pero aquí hay una más que se va y puede que vuelva o que no, de momento no tengo fecha de regreso. Eso sí, tengan en cuenta que una de las personas que abandona la lista del paro este mes lo hace porque se va obligada de España, de mi país, de ese por el que cada vez siento más pena. Ahora les dejo, tengo prisa, tengo que subir al avión que me lleva a mi nuevo hogar.
Atentamente,

RCA

GRACIAS a todos, a partir de ahora todo estará escrito desde un pueblo perdido en Irlanda 🙂

Hasta pronto

En unas horas me subo al coche y empieza el viaje. Estos son mis últimos momentos en casa. La maleta ya está hecha (solo quedan los últimos detalles) y las despedidas ya han pasado. Ya he dicho todo lo que tenía que decir pero estos días, duros por un lado pero bonitos por otro, quiero recordarlos con fotos.

Ahora toca guardarlo todo hasta otro año, pero me quedo con el «hasta luego» lleno de risas.

Carnaval con amigos

Carnaval con amigos

Nos vemos en verano. GRACIAS.

RCA