El paso del tiempo, el lado positivo

Hace más de un año que no escribo, pero este fin de semana pasó algo relacionado con mi etapa como aupair. A pesar de que en junio se cumplen dos años del final de mi aventura,  hay historias que siguen llevándome a aquellos meses.

Durante el tiempo que pasé en Irlanda no solo cuidé a niñas, como bien pudisteis ver en este blog, sino que viajé, conocí una cultura y un país que me generaban mucha curiosidad, pero también hice amigas. Esperaba los fines de semana como agua de mayo, y eran la vía de escape. Ahora la vida ha cambiado, para mi y para esas personas con las que compartí excursiones, planes improvisados y noches de fiesta, pero todas las semanas hablamos y cuando a una le ocurre algo bueno lo celebramos y, si por el contrario es una mala noticia, le ponemos nuestro hombro, aunque sea en la distancia.

Tengo que reconocer que yo por cuestiones que ahora no vienen a cuento, las he podido ver a todas, más o menos, pero una tarde para el recuerdo tuve con las tres. Pero fui la única que tuve esa suerte y por eso, un año y nueve meses después pusimos punto y final a ese problema. Durante tres días estuvimos en Madrid, paseando, riéndonos, recordando, y creando nuevas historias que, sin duda, rememoraremos la próxima vez que nos veamos.

img_0187

Con este post quería decir dos cosas. La primera es que esta aventura no se quedó únicamente en las fechas que la vivimos, sino que me he dado cuenta de que es parte de nosotras ya y que, cuando nos pregunten dónde nos conocimos o por qué somos amigas, la respuesta es muy sencilla. Y la segunda es daros las gracias por trasladarme durante un fin de semana a ese viaje, pero solo a la parte positiva: a las gaviotas que se creen patos, a los trolls, a los merengues o a los hollyes.

Nos vemos pronto, os espero con la puerta abierta.

RCA

Hasta pronto, see you soon

Llevo ya días sin escribir, pero tiene poco sentido ya, teniendo en cuenta que ya estoy en España y que poco me queda de la vida como Aupair, solo los recuerdos (que son muchos). Pero tenía una cuenta pendiente, tenía que despedirme y tenía pendiente un pequeño reto, hacer una entrada doble, en castellano y en inglés. Así que este post me servirá para las dos cosas.

Aupair entre leprechauns seguirá vivo y yo seguiré respondiendo si alguien tiene dudas o curiosidades, que deje de escribir aquí, no quiere decir que me olvide de lo que ha significado ser aupair, y todo lo que me he llevado conmigo.

Ahora empiezo una nueva experiencia, en una nueva ciudad, por eso quiero cerrar este capítulo antes. Gracias a todos los que visitas el blog, a los que de una manera u otra me habéis animado a seguir y gracias a todos los que hicisteis de esos cuatro meses en Irlanda una experiencia mejor.

Nos vemos pronto. 

____________________________________

I didn’t write for a long time, but it hasn’t got any sense if I’m not in Ireland. Now I just have the memories (a lot of them). But I have to do some things before I said goodbye. The first one is write a post in english (I’m trying, sorry if I have mistakes). And the second one is say thank you to all the people who stay with me in the blog and read one, some or all my post during this months. I also want to say thanks to all the people who stay with me those months in Ireland, my friends, the host family and all the people I met there. 

This is not a good bye, because if you have doubts or questions I will answer you as soon as I can, because, I’ll never forget what means been an aupair. 

In a few days I will star a new experience, in a new city, thats why I wanna close this chapter before I go. 

See you soon. 

Phoenix Park, Dublin

Los recuerdos

Tres semanas… Hace ya tres semanas que he vuelto y en parte a eso se debe mi tardanza. Necesitaba pensar en los pros y contras, en todo lo que he vivido estos meses y en lo que me ha pasado, eso y que me he cogido unas vacaciones (¡todo hay que decirlo¡)

IMG_3613

A lo que iba. Durante los cuatro meses que viví la experiencia de aupair, no había semana que no terminara quemada por el trabajo, las órdenes y los caprichos infantiles pero ahora, tengo que decir que echo de menos los abrazos, los besos (muy escasos) y las caras de ilusión.

Hace unos días, el bebé cumplió su primer año y os mentiría si dijera que no me hubiese gustado estar allí. Ahora que la familia está buscando una nueva aupair, me da morriña, pero tengo claro que no repetiría la experiencia, aunque no me arrepiento de haberla vivido. Ahora tengo promesas como enviar una foto de mi perra a una de las niñas, mandar una tarjeta de cumpleaños a la otra y un skype que espero hacer cuando aún se acuerden de mí. Y digo esto porque para mí ha sido una experiencia única pero para ellas ha sido una aupair más, mejor o peor, pero una más. 

Lo que no echo de menos es el clima y muchas de las costumbres irlandesas. No hay nada como una caña con su correspondiente tapa al lado del mar y sin chaqueta. Allí nunca me quité la manga larga, pero sí dejé el abrigo a mediados de junio, en menos de 15 días he pasado del abrigo de invierno a las chanclas y el bañador, un lujo vamos.

Ahora que mi experiencia se ha terminado iré haciendo algún que otro post, pero algún que otro post haré.  Ahora solo me queda desearos buenas noches 🙂

IMG_3553

PS: Mi familia está buscando nueva aupair, si a alguien le interesa que me deje un comentario, sería a partir de septiembre y hasta junio del próximo año.

 

 

 

Limerick y sus rincones

Último domingo turístico. Al menos escrito por mi. La semana que viene me voy y solo me queda hablar de Limerick, que es donde he hecho vida social estos meses, por eso me lo guardé hasta el final.

Nada más llegar me advirtieron de su peligrosidad, es conocida como “la ciudad de las navajas” ya que durante años ha habido muchas peleas entre bandas. Puedo asegurar que durante los cuatro meses que he estado haciendo vida, no he visto nada raro, es más, me he sentido más segura que en Madrid, que es donde viví los últimos años. Pero dejemos de hablar de dramas.

En Limerick podeis disfrutar del Castillo del Rey Juan (yo no entré porque me dijeron que no merecía la pena ya que está casi destruido por completo) o de la Catedral de St. Mary. Además es uno de los centros culturales del país con exposiciones, teatros y distintas actividades culturales.

Castillo de St. John

Castillo del Rey Juan

La suerte de haber vivido aquí es que también puedo recomendar bares para salir y sitios para comer. Antes de beber siempre hay que comer así que vamos con los restaurantes primero:

  • Milano: Es pizzería y, para mí, el mejor sitio para cenar a un precio asequible y de calidad. Está a la orilla del río Shannon y, al atardecer se puede disfrutar de unas vistas increíbles. Las pizzas y los postres están realmente buenos (estos últimos son caros).
  • Bella Italia: Este restaurante (también italiano) se encuentra en Thomas St. Solo he ido un par de veces pero la comida es de calidad y está rica. Aquí también se puede ir a tomar un café más tarde de lo habitual. Las cafeterías en la ciudad cierran a las 18 horas, por lo tanto podréis pasaros a tomar algo por este restaurante hasta el cierre de cocina a las 21.
  • O’Connors: Igual que decía que el Milano es el mejor sitio para cenar, O’Connors lo es para comer o tomar un lunch o brunch. Se encuentra en Thomas St. también y podéis elegir entre gran variedad de paninis, platos o hamburguesas. Aquí quiero destacar también al servicio, son realmente agradables y su terraza en donde se está de maravilla si hace sol (algo raro pero ya tocó alguna vez). Este restaurante cierra a las 16 horas, por lo tanto no se puede ir a cenar.

Antes de hablaros de los locales en los que disfrutar, recordaros (alguna vez ya lo he dicho) que las noches aquí empiezan a eso de las 19 horas y a las 3 ya se están cerrando los pubs, por lo tanto toca cambiar el horario biológico.

  • Nacy’s: Puede decirse que es uno de los sitios más emblemáticos de la ciudad. No hay día que no se llene y se divide en dos espacios, uno para el día en donde la música irlandesa y un ambiente tranquilo acompañan a las cervezas y otro más de copas y con más gente joven. Tiene Una terraza cubierta lo que permite fumar en esa zona, algo que seguro atrae a mucha gente.
  • Micky’s: Entre semana o para la primera cerveza es el mejor sitio. Un lugar agradable en donde, de vez en cuando te puedes encontrar algún evento cultural. Antes de entrar fijaos en el cerdo y la sevillana de la entrada
  • Smith’s: Para mayores de 21 y uno de los locales que tiene habitualmente música en directo.
  • Costellos: Para los amantes del rock Costellos es la mejor elección. Para entrar debes pagar 5€ y el local se divide en dos plantas una más tranquila y la otra más como una discoteca con pista de baile incluida.

Ahora la elección es vuestra 🙂

P.D.: Los post seguirán una temporada pero no habrá más viajes, por razones lógicas.

RCA

A las dos donde siempre

Hoy es un día triste, o alegre, no lo sé muy bien la verdad. Triste porque desde ayer estoy un poco más sola en Irlanda (que no lo estoy, porque ha llegado gente nueva genial) pero alegre porque mis compañeras de aventuras, esas que me han acompañado en los viajes, que han oído mis quejas y me han dado el abrazo en el momento necesario, han vuelto a casa (les era hora después de nueve meses como aupairs). Tengo que decir que no se han ido de golpe, sino que se han ido a cuentagotas y haciendo sufrir a las que nos íbamos quedando.

Estos cuatro meses he compartido con ellas más de lo que jamás imaginé, a pesar del poco tiempo que hace que nos conocemos (¡con excepción! Pero puede decirse que nos hemos vuelto a conocer). Durante estos meses decidimos hacer una lista (cosa que os recomiendo empezar cuanto antes) de qué os estaréis preguntando, pues de frases y, si os sois sincera hoy la leo entre risas. Creo que es la mejor forma de recordar cómo, poco a poco, tengo tres amigas más, con las que he sufrido, reído y vivido más en cuatro meses que en años con otras personas.

Me pongo sensiblera pero es verdad, estás lejos de casa, sin familia, amigos… Y aunque aquí tienes una “familia” también son tus jefes y a ellos no puedes llorarles tus penas (de las que muchas veces son los culpables), por eso, a veces la gente que conoces, a esos a los que terminas llamando amigos, se convierten en tu familia y, por eso, la confianza crece y tus historias ya no son solo tuyas.

Amigas

A mí me queda poco más de una semana (una semana y un día, para ser exactos) para volver a cerrar la maleta, un poco más vacía de cosas pero llena de experiencias, pero ellas ya se han ido y ahora me pregunto: ¿a las dos donde siempre?

Estoy segura de que pronto nos volveremos a juntar, en nuestro caso es “relativamente fácil”. Pero mientra, por favor, no os metáis en problemas, echadme de menos y recordad siempre que, aunque a veces no sepamos en qué idioma hablamos, siempre podremos hacer un croquis. Os echaré de menos, a vosotras y a nuestras horas muertas.

Por solo media canción 🙂

It’s been a long day without you, my friend, and I’ll tell you all about it when I see you again. We’ve come a long way from where we began.

RCA

Tarjetas sin ton ni son

Sé que es domingo, sé que hoy toca viaje, pero me ha sido imposible sacar un rato para preparar un post chulo sobre alguna de las visitas, así que me he decantado por un tema más general. La razón es que el fin de semana entero me voy de turismo por la costa de Cork, una visita que tenía muchas ganas de hacer y que no tardaré en contaros.

Y sin darme casi cuenta ya llevo más tres meses en Irlanda, eso sí haciendo algo que jamás pensé que me tocaría hacer. Pero bueno la experiencia está aportándome cada vez más cosas.

Después de estos meses creo que tengo derecho a contaros un secreto de los irlandeses: son adictos a las tarjetas. Realmente no es un secreto, nada más llegar os daréis cuenta de que os encontraréis tarjetas de cumpleaños, de viaje, de comunión, de confirmación, de enfermedad, de nacimiento… en casi todos los establecimientos.

Te pase lo que te pase, los irlandeses tienen una tarjeta para darte, y si no la tienen la crean. Hace unas semanas una de las niñas a las que cuido cumplió 6 años y llegaron unas 20 tarjetas de felicitación entre amigos, familia y conocidos. Todas distintas. Yo al ver tantas me paré a pensar y creo que nunca he recibido más de 2 ó 3 por cumpleaños.

Con este post no quiero reclamar mis tarjetas de cumpleaños, ¡para nada! ¡Qué yo estoy muy feliz con mis dos tarjetas, que conste! Solo que me ha llamado la atención que una mocosa reciba todas esas cartas.

Os terminaréis contagiando por su pasión “secreta”, aunque espero que nunca lleguéis a sus límites.

RCA

Dublín: Phoenix Park

¡Empezamos con la visita a Dublín! Y lo hacemos con uno de los sitios que más me gustó: el Parque Phoenix.

El Phoenix Park es el segundo parque dentro de unicidad más grande del mundo y es que son 700 hectáreas de campos, jardines y zonas boscosas. Aunque la entrada es gratis, dentro del mismo parque está el zoo de Dublín, en donde sí tendréis que pagar entrada si queréis verlo (yo no lo visité así que no voy a hablar de él).

Si miras en Internet o le preguntas a cualquier irlandés, te recomendará alquilar una bicicleta para conocer el parque. Lo podéis hacer en la entrada y son unos 10€ el día entero en una bicicleta normal y 40€ el tándem.

¿Qué ver?

  • Columna Phoenix: es una columna coronada por una escultura del ave Phoenix. Es la que da el nombre al parque
  • Zoo de Dublín: como he dicho antes, es lo único que hay que pagar dentro del parque. Es uno de los zoos más antiguos del mundo (siglo XIX), y se inauguró solo con un jabalí. La entrada para estudiantes son 13 euros. 
  • Papal Cross: la cruz papal es el lugar en donde el Papa Juan Pablo II celebró una misa ante un millón de fieles en 1979.
  • Wellington Testimonial: obelisco de 63 metro realizado en honor al duque de Wellington (general inglés de origen irlandés, que luchó en las guerras napoleónicas). Se tardó 40 años en construirlo.
  • Áras an Uachtaráin: es la residencia del presidente de Irlanda. 
  • Peoples Garden: es la única zona cultivada del parque. Está muy cerca de la entrada del parque.

Como consejo, os recomiendo ir un día con sol y entre paseo y paseo tiraros en la hierba a disfrutar del calor (si es posible, que ya sabemos que en Irlanda no es lo más normal). La visita puede durar entre 3 y 5 horas tranquilamente, así que un tentempié o un descanso será algo necesario. Un sitio genial para hacer esa parada es la Papal Cross, en donde podréis disfrutar, desde una pequeña colina, de unas bonitas vistas.

Vistas desde la Papal Cross.

Vistas desde la Papal Cross.

Aún no os he hablado de lo más importante: los ciervos. Sorprende ir paseando y de repente (en las zonas boscosas), te encuentras ciervos. No les tengáis miedo, como se ve en la foto, aunque esté borroso, si arrancas unas hierbas los animales se acercan a olerla.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

RCA