Dublín: Un paseo guiado

Con un día de retraso vuelvo, pero os traigo un post que creo que os puede interesar (como siempre vamos). Cuando viajas a una ciudad muchas veces, a pesar de informarte y llevar todo explicado o la guía de turno lista, existe el miedo de olvidarte de algo o de no terminar de saber el porqué de alguna cosa.

Un buen sistema es hacer un tour, en muchos casos carísimos, por la ciudad. Yo descubrí uno que hace la empresa Sandeman’s  que es gratuito y lo único que tienes que hacer es dar una propina final al guía. Hay que decir que Dublín no es muy grande y, en poco más de trees horas nos recorrimos todo el centro de la ciudad con historias y anécdotas. Una vez terminado el tour tu decides el precio.

Esta empresa está en varios puntos de Europa, así que puede que ya la conozcáis. Desde mi punto de vista merece la pena hacerla el primer día y, a partir de ahí recorrer los sitios que más os gusten. Sin duda Dublín guarda muchos secretos. Para hacerlo podéis contratarlo desde Internet o directamente al punto de encuentro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

P.D.: Primero pedir perdón por el retraso, han sido unos días agotadores pero bueno, es un tema que hoy no viene a cuento. Y segundo, perdón por la brevedad, pero a estas dos semanas le faltan horas.

RCA

Dublín: música y cerveza

Si hay algo que defina la noche dublinesa es la música y la cerveza. Para esta excursión os tenéis que abrigar bien y llevar la cartera llena pero os aseguro que es una experiencia genial. Esto se podría extender a toda Irlanda, ya que en todas las ciudades la música en directo se combina con cervezas y amigos, un buen plan para una noche que, os aviso, empieza a las 19.00 y termina, como tarde a las 03.00 horas. 

En Dublín os recomiendo ir al barrio de Temple Bar ya que podréis ir cambiando de un bar a otro y escuchando incluso música por la calle de bandas realmente buenas. No os voy a decir ningún sitio en concreto, sino que lo mejor es ir paseando y probando unos sitios o otros.

La pinta de cerveza ronda los 5-6€ (podéis pedir un glass que es la mitad y cuesta también la mitad); las copas no os recomiendo ni siquiera pensar en pedirlas, ya que son unos 10€ y son la mitad que el tamaño español. También podéis probar la sidra. Hay dos marcas conocidas: Blumber, que es solo de manzana y te la pueden servir en botella o de grifo, o la Koppaberg que la podéis encontrar de varios sabores y, para mi gusto está mejor.

Foto de: London loves business.

Foto de: London loves business.

Lo que también tenéis que aprender es Cockles and Mussels, una canción que se ha convertido en un himno irlandés y que, solo empezar a sonar en los pubs la gente lo celebra. Para que os vayáis acostumbrando a ella os dejo aquí un vídeo. Me hubiese gustado poner uno de los míos pero no puedo subirlos…

Si vais a Dublín y no salís de noche os perdéis una parte importantísima de la ciudad. Disfrutad y   convertíos en irlandeses por unas horas disfrutando de su música, sus bebidas y su ambiente.

RCA

Dublín: Kilmainhan Gaol

Vuelvo a los viajes y a Dublín (¡sí, aún sigo teniendo cosas que contaros!) Después de beber, y rezar, nos vamos a la cárcel.

La Kimainham Gaol fue inaugurada en 1776. Durante años fue el hogar de muchos de os que lucharon por la independencia Irlandesa, por eso hoy se le tiene especial cariño a este lugar, ya que fue el lugar de la gente valiente y patriota.

A diferencia de lo habitual hoy en día, esta cárcel mezcló a niños, mujeres y hombres con una sola vela en las minúsculas celdas  que hacia de fuente de luz y calor. El gran problema (por si ese no era suficiente) llegó con la hambruna de 1848, muchos se vieron obligados a robar y, por lo tanto empezó el hacinamiento. Otros, en cambio, cometían algún pequeño crimen para así, al menos, tener un plato de comida.

Ventana de una de las celdas al exterior

Ventana de una de las celdas al exterior

En 1924 se liberó al último preso de la cárcel de Kilmainham, que años más tarde se convirtió en el presidente de Irlanda (Éamon Varela).

Durante la visita podréis visitar la capilla, que guarda algún secreto; los pasillos que dan a las celdas y el patio de ejecuciones. Además, antes de acceder a la visita, que es guiada y en inglés.

Capilla

Capilla

Yo no pude visitar el patio, que es lo que dicen que realmente merece la pena. Personalmente, y estando aquí como aupair, considero importante conocer un poco de la historia irlandesa y esta visita me ha servido para eso gracias a las historias que cuenta.

Cruz en donde se realizaron algunas ejecuciones.

Cruz en donde se realizaron algunas ejecuciones.

Durante la visita no pude sacar muchas fotos de calidad ya que la luz era horrible, pero bueno me quedo con estas tres que cero que reflejan lo que los irlandeses sufrieron durante años.

¡Feliz domingo!

RCA

Dublín: Guinness Storehouse

¿Pensabais que me había olvidado de la cerveza? Tranquilos que no, es algo totalmente imposible en este país. Hoy, como cada domingo, os traigo una nueva visita: la casa de la cerveza Guinness.

Si vais a Dublín y tenéis tiempo tenéis que ir, no solo por la cerveza, sino por las vistas de la ciudad desde la última planta y la cantidad de curiosidades que guarda en su historia. Como consejo y antes de ir, comprad las entradas, además de ahorraros dinero (unos dos euros) os ahorraréis unas colas eternas, sacarlas por internet es realmente fácil y no tenéis que elegir un día en concreto, así que podéis cambiar planes.

Vistas de Dublín desde la Guinness Storehouse

Vistas de Dublín desde la Guinness Storehouse

 

La Guinness Storehouse está a una media hora andando del centro de Dublín en la calle St. James Gate. Además de unas vistas espectaculares podréis disfrutar de una cerveza gratis incluida en el precio que pueden servirte los camareros de alguno de los restaurantes o puedes recibir un curso para aprender a tirar una Guinness (que tiene su complicación) y ganar un diploma.

 

Guinness gratis

Guinness gratis

Al margen de eso, que quieras que no también atrae a numerosos visitantes, la visita empieza en la planta baja en donde se puede ver una de las mayores curiosidades de esta cerveza: el contrato firmado por Arthur Guinness en 1759 en el que se compromete a alquilar la fábrica durante 9000 años por 45 libras anuales (un auténtico genio de los negocios, está claro). Además, en esta planta se puede ver una exposición de todos los ingredientes que forman la cerveza Guinness: agua, lúpulo, cebada y levadura.

Si continuamos por la exposición podremos disfrutar de exposiciones de publicidad, de maquinaria, transporte… También se puede disfrutar de una pequeña cata de Guinness en donde un experto enseña a disfrutar de cada sabor de la cerveza.

Campaña publicitaria de Guinness

Campaña publicitaria de Guinness

Todo esto será más entretenido si cogéis la audioguía, que es TOTALMENTE GRATIS.

Curiosidad: cuando el gobierno irlandés quiso utilizar el arpa como símbolo nacional no pudo hacerlo ya que la marca cervecera la tenía registrada, por ello, el arpa nacional está dada la vuelta. 

RCA

Dublín: La música de U2

Antes de nada, pediros perdón por no aparecer en toda la semana, pero ha sido algo complicada y agotadora. Por fin he sacado un hueco y, como es domingo toca hablar de un nuevo punto turístico. Esta vez, más que punto es personaje de interés. Hoy os voy a hablar del Dublín de U2.

La banda irlandesa, que estoy segura que todos conocéis, U2 nació en el centro de Dublín. Bono y los suyos se colocaban siempre en la misma pared (ahora pintada de azul) enfrente del The Clarence Hotel para deleitar a la gente pero era algo que no gustaba nada al dueño de este prestigioso hotel dublinés. La chulería que aún hoy caracteriza al líder de la banda lo llevó a amenazar con comprarle su hotel cuando la música los hiciera ricos, y dicho y hecho. Desde 1992 la banda es dueño de este edificio que se ha convertido en un lugar de peregrinación para los amantes de la banda.

The Clarence Hotel

The Clarence Hotel

Como curiosidad para los que queráis disfrutar de esta pequeña excursión, la canción Beautiful Day está rodado en su terraza. Podéis verlo en 6-8 Wellington Quay.

Otro lugar que que ver si eres fan de la banda es su antiguo estudio de grabación en Hanover Quay. Pero no te olvides de un buen bolígrafo para dejar un mensaje. Aquí os dejo algunos ejemplos, el mío me lo guardo 🙂

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nos vemos pronto, lo prometo.

RCA

 

Dublín: Saint Patrick’s Cathedral

Vuelvo a Dublín, esta vez para enseñaros la Catedral de San Patricio.

En el siglo V se construyó la catedral de San Patricio al lado de un pozo en donde San Patricio se dice que bautizaba a los conversos al cristianismo. La primera construcción fue de madera pero los normandos ayudaron en la reconstrucción que actualmente es de piedra.

catedral san patricio

Uno de los puntos fuertes de esta catedral es el coro, gracias a su gran tradición musical. Actualmente es la única catedral de Irlanda que tiene coro propio y hay dos misas cantadas al día. Esta tradición llega desde 1742, en donde se representó por primera vez El Mesías  de Händel.

Hilando con los coros, la visita a esta catedral cuesta 6€ (5€ si uno entra con carnet de estudiante), pero si uno acude a la misa la entrada es gratuita y se puede disfrutar de la música, por lo tanto es una visita recomendable para ahorrar dinero y disfrutar de la visita de otra forma.

Durante años ha tenido rivalidad con la otra catedral de la ciudad, la de la Santísima Trinidad. Entre ambas hay muy poca distancia, por lo que la visita a ambas se puede hacer el mismo día. Entre 1300 y 1870 las dos catedrales resolvieron la rivalidad concediéndole la diócesis a la Catedral de la Santísima Trinidad, además de ser la que guarda la cruz, la mitra y el anillo una vez fallecidos los arzobispos de Dublín.

catedran santisima trinidad

Una recomendación: si visitáis primero una catedral y después la otra podéis hacer un impasse en Bite of life. Es un restaurante muy pequeño pero en el que puedes comer un luch realmente rico y a muy buen precio

Dublín: Phoenix Park

¡Empezamos con la visita a Dublín! Y lo hacemos con uno de los sitios que más me gustó: el Parque Phoenix.

El Phoenix Park es el segundo parque dentro de unicidad más grande del mundo y es que son 700 hectáreas de campos, jardines y zonas boscosas. Aunque la entrada es gratis, dentro del mismo parque está el zoo de Dublín, en donde sí tendréis que pagar entrada si queréis verlo (yo no lo visité así que no voy a hablar de él).

Si miras en Internet o le preguntas a cualquier irlandés, te recomendará alquilar una bicicleta para conocer el parque. Lo podéis hacer en la entrada y son unos 10€ el día entero en una bicicleta normal y 40€ el tándem.

¿Qué ver?

  • Columna Phoenix: es una columna coronada por una escultura del ave Phoenix. Es la que da el nombre al parque
  • Zoo de Dublín: como he dicho antes, es lo único que hay que pagar dentro del parque. Es uno de los zoos más antiguos del mundo (siglo XIX), y se inauguró solo con un jabalí. La entrada para estudiantes son 13 euros. 
  • Papal Cross: la cruz papal es el lugar en donde el Papa Juan Pablo II celebró una misa ante un millón de fieles en 1979.
  • Wellington Testimonial: obelisco de 63 metro realizado en honor al duque de Wellington (general inglés de origen irlandés, que luchó en las guerras napoleónicas). Se tardó 40 años en construirlo.
  • Áras an Uachtaráin: es la residencia del presidente de Irlanda. 
  • Peoples Garden: es la única zona cultivada del parque. Está muy cerca de la entrada del parque.

Como consejo, os recomiendo ir un día con sol y entre paseo y paseo tiraros en la hierba a disfrutar del calor (si es posible, que ya sabemos que en Irlanda no es lo más normal). La visita puede durar entre 3 y 5 horas tranquilamente, así que un tentempié o un descanso será algo necesario. Un sitio genial para hacer esa parada es la Papal Cross, en donde podréis disfrutar, desde una pequeña colina, de unas bonitas vistas.

Vistas desde la Papal Cross.

Vistas desde la Papal Cross.

Aún no os he hablado de lo más importante: los ciervos. Sorprende ir paseando y de repente (en las zonas boscosas), te encuentras ciervos. No les tengáis miedo, como se ve en la foto, aunque esté borroso, si arrancas unas hierbas los animales se acercan a olerla.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

RCA