Dublín: Phoenix Park

¡Empezamos con la visita a Dublín! Y lo hacemos con uno de los sitios que más me gustó: el Parque Phoenix.

El Phoenix Park es el segundo parque dentro de unicidad más grande del mundo y es que son 700 hectáreas de campos, jardines y zonas boscosas. Aunque la entrada es gratis, dentro del mismo parque está el zoo de Dublín, en donde sí tendréis que pagar entrada si queréis verlo (yo no lo visité así que no voy a hablar de él).

Si miras en Internet o le preguntas a cualquier irlandés, te recomendará alquilar una bicicleta para conocer el parque. Lo podéis hacer en la entrada y son unos 10€ el día entero en una bicicleta normal y 40€ el tándem.

¿Qué ver?

  • Columna Phoenix: es una columna coronada por una escultura del ave Phoenix. Es la que da el nombre al parque
  • Zoo de Dublín: como he dicho antes, es lo único que hay que pagar dentro del parque. Es uno de los zoos más antiguos del mundo (siglo XIX), y se inauguró solo con un jabalí. La entrada para estudiantes son 13 euros. 
  • Papal Cross: la cruz papal es el lugar en donde el Papa Juan Pablo II celebró una misa ante un millón de fieles en 1979.
  • Wellington Testimonial: obelisco de 63 metro realizado en honor al duque de Wellington (general inglés de origen irlandés, que luchó en las guerras napoleónicas). Se tardó 40 años en construirlo.
  • Áras an Uachtaráin: es la residencia del presidente de Irlanda. 
  • Peoples Garden: es la única zona cultivada del parque. Está muy cerca de la entrada del parque.

Como consejo, os recomiendo ir un día con sol y entre paseo y paseo tiraros en la hierba a disfrutar del calor (si es posible, que ya sabemos que en Irlanda no es lo más normal). La visita puede durar entre 3 y 5 horas tranquilamente, así que un tentempié o un descanso será algo necesario. Un sitio genial para hacer esa parada es la Papal Cross, en donde podréis disfrutar, desde una pequeña colina, de unas bonitas vistas.

Vistas desde la Papal Cross.

Vistas desde la Papal Cross.

Aún no os he hablado de lo más importante: los ciervos. Sorprende ir paseando y de repente (en las zonas boscosas), te encuentras ciervos. No les tengáis miedo, como se ve en la foto, aunque esté borroso, si arrancas unas hierbas los animales se acercan a olerla.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

RCA