El paso del tiempo, el lado positivo

Hace más de un año que no escribo, pero este fin de semana pasó algo relacionado con mi etapa como aupair. A pesar de que en junio se cumplen dos años del final de mi aventura,  hay historias que siguen llevándome a aquellos meses.

Durante el tiempo que pasé en Irlanda no solo cuidé a niñas, como bien pudisteis ver en este blog, sino que viajé, conocí una cultura y un país que me generaban mucha curiosidad, pero también hice amigas. Esperaba los fines de semana como agua de mayo, y eran la vía de escape. Ahora la vida ha cambiado, para mi y para esas personas con las que compartí excursiones, planes improvisados y noches de fiesta, pero todas las semanas hablamos y cuando a una le ocurre algo bueno lo celebramos y, si por el contrario es una mala noticia, le ponemos nuestro hombro, aunque sea en la distancia.

Tengo que reconocer que yo por cuestiones que ahora no vienen a cuento, las he podido ver a todas, más o menos, pero una tarde para el recuerdo tuve con las tres. Pero fui la única que tuve esa suerte y por eso, un año y nueve meses después pusimos punto y final a ese problema. Durante tres días estuvimos en Madrid, paseando, riéndonos, recordando, y creando nuevas historias que, sin duda, rememoraremos la próxima vez que nos veamos.

img_0187

Con este post quería decir dos cosas. La primera es que esta aventura no se quedó únicamente en las fechas que la vivimos, sino que me he dado cuenta de que es parte de nosotras ya y que, cuando nos pregunten dónde nos conocimos o por qué somos amigas, la respuesta es muy sencilla. Y la segunda es daros las gracias por trasladarme durante un fin de semana a ese viaje, pero solo a la parte positiva: a las gaviotas que se creen patos, a los trolls, a los merengues o a los hollyes.

Nos vemos pronto, os espero con la puerta abierta.

RCA

Volver a ser parte

Sé que dije que no volvería a escribir, pero hoy he vivido un momento que me ha hecho recordar muchas cosas, todas buenas de esos meses que estuve como Au Pair y os lo tengo que contar.

Cuando volví de Irlanda, lo que menos me apetecía era escuchar voces infantiles, ver a niños cerca me ponía hasta nerviosa pero ahora, con las aguas calmadas, tengo que decir que echo de menos esos cuatro renacuajos. Hace unas semanas estuve hablando con mi Host Mother sobre las niñas, pero lo hice por Whats App, pero también me apetecía hablar con ellas, que me contaran qué tal estaban, cómo les iba el nuevo curso y ver cuánto habían crecido.

Así que me animé y buscando un horario que tanto a ellas como a mí nos viniera bien, decidimos hacer un Skype. No fue mucho tiempo, al final las horas mandan y mañana al haber cole tenían que descansar. Pero fue un rato en el que me hizo recordar todos los buenos momentos que compartí en esa casa. Cuando las vi en el sofá me acordé de todos los libros que leímos, de todas las historias que ahí me contaban y de todas las risas (y broncas) que viví en ese pequeño salón.

Ellas me contaron sus historias, las de cualquier niño de su edad: el regalo que le pedían a Santa Claus, a quién iban a representar en la obra de navidad del colegio, qué tal los profesores y las clases extraescolares. Esas cosas que antes me contaban en directo y que ahora hicieron a través de una pantalla. Ha sido una media hora, pero una media hora que me ha traído los mejores recuerdos que tengo con ellas y con la familia, esos recuerdos y sensaciones que espero que nunca se me olviden.

Vistas casa

A pesar de todo, el tiempo calma las cosas y, por muchas cosas que pases, la memoria siempre recuerda lo bueno, esos momentos que quieres tener contigo. Mientras escribo esto me acuerdo de mi primer Skype o del día que me fueron a buscar al autobús, ese día estaba tan nerviosa que tenía miedo de olvidarme de mi nombre. Hoy también me moría de los nervios, no era la primera vez que nos veíamos, pero sí la primera después de mi despedida y la pregunta era ¿se acordarían de mi? La respuesta la tuve al momento: Sí.

Os aconsejo a todos que lo hagáis, que volvais a ver a la familia, que volvais a hablar con ellos, especialmente con los niños. Al final algo siempre queda y, por mucho que yo lo negara al principio, ahora lo digo bien alto: LAS ECHO DE MENOS

RCA

Mi pequeña-gran maleta

Ya no me queda nada, mañana a estas horas (y si no hay novedad) ya estaré con mi familia en España. Y las ganas que tengo son enormes, como ya os comenté las últimas semanas no han ido del todo bien las cosas, pero me quedo con todo lo positivo, que es mucho.

Recuerdo los días previos a venir, la maleta me traía por la calle de la amargura, ya que me faltaba espacio y me sobraban kilos por todos los lados. Ahora a la vuelta parece lo contrario. Desde que llegué me metí en la cabeza eso de “Rita, no compres, no ves que después no tienes sitio para llevarlo a España”, pero me equivocaba.

Yo no sé que le ha pasado aquí a mi ropa, pero os aseguro que está hecha trizas. De cuatro pantalones que me traje, vuelvo con uno, y tampoco es que esté muy bien, pero no voy a ir desnuda de cintura para abajo. Sudaderas, camisetas, zapatos… Muchísimas cosas he decidido dejarlas porque están llenas de agujeros (algún día encontraré la explicación) o desteñidas. Eso por un lado.

Por el otro, cosas como unas chanclas malas que me compré aquí, campú, pasta de dientes, gel… También se quedan, pero en este caso se lo dejo a aupairs que se quedan aquí el verano, mal nunca viene y si las quieren tirar mejor que sea porque no las necesitan que porque paso de meterlas en la maleta. Así que en ello ando, terminando de preparar la maleta, que va prácticamente vacía y con mucho menos peso del que vino. +

Volveré a escribir pero, esta vez desde mi casa 🙂

RCA

A las dos donde siempre

Hoy es un día triste, o alegre, no lo sé muy bien la verdad. Triste porque desde ayer estoy un poco más sola en Irlanda (que no lo estoy, porque ha llegado gente nueva genial) pero alegre porque mis compañeras de aventuras, esas que me han acompañado en los viajes, que han oído mis quejas y me han dado el abrazo en el momento necesario, han vuelto a casa (les era hora después de nueve meses como aupairs). Tengo que decir que no se han ido de golpe, sino que se han ido a cuentagotas y haciendo sufrir a las que nos íbamos quedando.

Estos cuatro meses he compartido con ellas más de lo que jamás imaginé, a pesar del poco tiempo que hace que nos conocemos (¡con excepción! Pero puede decirse que nos hemos vuelto a conocer). Durante estos meses decidimos hacer una lista (cosa que os recomiendo empezar cuanto antes) de qué os estaréis preguntando, pues de frases y, si os sois sincera hoy la leo entre risas. Creo que es la mejor forma de recordar cómo, poco a poco, tengo tres amigas más, con las que he sufrido, reído y vivido más en cuatro meses que en años con otras personas.

Me pongo sensiblera pero es verdad, estás lejos de casa, sin familia, amigos… Y aunque aquí tienes una “familia” también son tus jefes y a ellos no puedes llorarles tus penas (de las que muchas veces son los culpables), por eso, a veces la gente que conoces, a esos a los que terminas llamando amigos, se convierten en tu familia y, por eso, la confianza crece y tus historias ya no son solo tuyas.

Amigas

A mí me queda poco más de una semana (una semana y un día, para ser exactos) para volver a cerrar la maleta, un poco más vacía de cosas pero llena de experiencias, pero ellas ya se han ido y ahora me pregunto: ¿a las dos donde siempre?

Estoy segura de que pronto nos volveremos a juntar, en nuestro caso es “relativamente fácil”. Pero mientra, por favor, no os metáis en problemas, echadme de menos y recordad siempre que, aunque a veces no sepamos en qué idioma hablamos, siempre podremos hacer un croquis. Os echaré de menos, a vosotras y a nuestras horas muertas.

Por solo media canción 🙂

It’s been a long day without you, my friend, and I’ll tell you all about it when I see you again. We’ve come a long way from where we began.

RCA

I love you

“Rita, I’m gonna tell you a secret: I love you!

¡Por fin! Me ha costado más de dos meses, pero por fin me he ganado a dos de las niñas. Una de ellas hace semanas que me dijo las palabras mágicas, pero las mayores se resistían. Esta semana sin esperármelo y en medio de un ataque de cosquillas un de ellas me abrazó y me dijo que me acercara, que me iba a contar un secreto, ese secreto no era otro que I love you.

need_a_hug__by_ruxydeva-d15rsb2

Cuando en el post sobre la experiencia de aupair hablaba de esas pequeñas alegrías me refería a momentos como esto. Aún así, no os creáis que de golpe y porrazo todo ha cambiado… para nada, es más, con la mayor al escuchar esto ha sido todo más complicado y la que me lo dijo sigue con su cabezonería.

Simplemente no desesperéis aunque no os digan “I love you”, aunque no os demuestren cariño, ellos son así, pero iréis notando cómo os las ganáis en pequeños momento, con abrazos, con sonrisas. Solo es cuestión de tiempo, yo empiezo a manejarlas ahora y llevo en la casa casi tres meses, desde el 18 de febrero.

Al final las voy a echar de menos… ya veréis.

RCA

Vocabulario infantil

Ser aupair implica tener un amplio vocabulario infantil, pero no os preocupéis, porque yo no lo tenía pero al final lo aprendes a la fuerza. Aún así, os voy a poner aquí algunas palabras que estoy segura que os serán de utilidad (seguro que muchas ya las conocéis u os suenan):

  • dodo: chupete
  • cot: cuna
  • bottle: biberón
  • potty: orinal
  • wiwi (no se como se escribe y no encuentro la escritura correcta): pis (solo para niños)
  • poo poo: caca, para adultos solo se dice “poo”
  • nappy: pañal
  • to bite: morder, también se usa como sustantivo con el significado de mordisco
  • to kick: pegar patadas
  • to hit: pegar

 

Antes de venir le preguntaba a una amiga que ya estaba de aupair que cómo llevaba eso de reñir en inglés, y me decía que es lo que mejor sabía hacer. Tenía razón. Al final aprendes un montón de palabras para decirles que paren de hacer tonterías, que se dejen de caprichos o que simplemente paren de hacer el anormal. Os dejo aquí algunas frases:

  • Don’t be cranky: cuando el niño está llorando o quejándose todo el rato porque tiene un mal día.
  • Stop moaning: cuando el niño se está quejando o protestando por todo
  • This is disgusting: Yo lo uso a las horas de las comidas especialmente, cuando les da por hacer guarrería. Significa desagradable.

Iré añadiendo si se me ocurren nuevas ideas, de momento creo que estas son suficientes para sobrevivir la primera semana, después iréis aprendiendo las vuestras propias. (¡Acepto sugerencias!)

RCA

Besos y abrazos por doquier

Aprovechando que ayer fue el día internacional del beso (sí, hay días para todo pero este me sirve de excusa) hoy os quiero hablar de eso, de los besos y abrazos españoles.

Quienes me conocen saben que lo mío no es dar muchos besos y abrazos pero es que en Irlanda sería hasta cansina. Lo primero que tenéis que saber es que, como en muchos otros sitios del mundo, cuando conoces a alguien la mano siempre por delante, nada de dos besos, ni de uno, ni siquiera un abrazo (eso se deja para más adelante). Esto tenéis que tenerlo en cuenta en caso de que vengáis de aupair, siempre es mejor darles un apretón de manos que quedaros los dos cortados por intentar darles dos besos.

ABRAZOS

Poco a poco me he ido dando cuenta que los españoles nos tocamos, y mucho. No en el término sucio de la palabra, que seguro que alguno ya lo ha malinterpretado, sino en el bueno, necesitamos estar constantemente en contacto con la persona con la que hablamos. Aún no llevo dos meses aquí y ya se me hace raro (e incómodo) estar hablando con alguien y que esté buscando el contacto (¡no quiero imaginarme el día que vuelva!).

La falta de muestras de cariño se hace rara pero en mi caso siempre me quedarán las niñas, especialmente las más pequeñas, que los abrazos y los besos los quieren constantemente, otro tema es las más mayores, que ya empiezan a revolverse si les das un beso.

Así que si venís tened cuidado sobre todo si no han tenido aupairs españolas o no conocen a nadie de España, porque se quedarán bastante sorprendidos e incluso puede parecerles mal. Pero eso sí, y aquí en secreto:

¡qué vivan los abrazos y los besos!

RCA