Dublín: La música de U2

Antes de nada, pediros perdón por no aparecer en toda la semana, pero ha sido algo complicada y agotadora. Por fin he sacado un hueco y, como es domingo toca hablar de un nuevo punto turístico. Esta vez, más que punto es personaje de interés. Hoy os voy a hablar del Dublín de U2.

La banda irlandesa, que estoy segura que todos conocéis, U2 nació en el centro de Dublín. Bono y los suyos se colocaban siempre en la misma pared (ahora pintada de azul) enfrente del The Clarence Hotel para deleitar a la gente pero era algo que no gustaba nada al dueño de este prestigioso hotel dublinés. La chulería que aún hoy caracteriza al líder de la banda lo llevó a amenazar con comprarle su hotel cuando la música los hiciera ricos, y dicho y hecho. Desde 1992 la banda es dueño de este edificio que se ha convertido en un lugar de peregrinación para los amantes de la banda.

The Clarence Hotel

The Clarence Hotel

Como curiosidad para los que queráis disfrutar de esta pequeña excursión, la canción Beautiful Day está rodado en su terraza. Podéis verlo en 6-8 Wellington Quay.

Otro lugar que que ver si eres fan de la banda es su antiguo estudio de grabación en Hanover Quay. Pero no te olvides de un buen bolígrafo para dejar un mensaje. Aquí os dejo algunos ejemplos, el mío me lo guardo 🙂

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nos vemos pronto, lo prometo.

RCA

 

Dublín: Saint Patrick’s Cathedral

Vuelvo a Dublín, esta vez para enseñaros la Catedral de San Patricio.

En el siglo V se construyó la catedral de San Patricio al lado de un pozo en donde San Patricio se dice que bautizaba a los conversos al cristianismo. La primera construcción fue de madera pero los normandos ayudaron en la reconstrucción que actualmente es de piedra.

catedral san patricio

Uno de los puntos fuertes de esta catedral es el coro, gracias a su gran tradición musical. Actualmente es la única catedral de Irlanda que tiene coro propio y hay dos misas cantadas al día. Esta tradición llega desde 1742, en donde se representó por primera vez El Mesías  de Händel.

Hilando con los coros, la visita a esta catedral cuesta 6€ (5€ si uno entra con carnet de estudiante), pero si uno acude a la misa la entrada es gratuita y se puede disfrutar de la música, por lo tanto es una visita recomendable para ahorrar dinero y disfrutar de la visita de otra forma.

Durante años ha tenido rivalidad con la otra catedral de la ciudad, la de la Santísima Trinidad. Entre ambas hay muy poca distancia, por lo que la visita a ambas se puede hacer el mismo día. Entre 1300 y 1870 las dos catedrales resolvieron la rivalidad concediéndole la diócesis a la Catedral de la Santísima Trinidad, además de ser la que guarda la cruz, la mitra y el anillo una vez fallecidos los arzobispos de Dublín.

catedran santisima trinidad

Una recomendación: si visitáis primero una catedral y después la otra podéis hacer un impasse en Bite of life. Es un restaurante muy pequeño pero en el que puedes comer un luch realmente rico y a muy buen precio

Domingos en la cancha

¿Y lo que lo echo de menos qué?

Muchos de los que me conocéis estaréis pensando: «Ya estaba tardando». Y la verdad que os tengo que dar la razón, pero es que me he dado cuenta de que aún no he escrito nada sobre baloncesto y lo que lo echo de menos. Para los que no me conocéis, seguid leyendo y lo entenderéis todo.

Durante un año entero no hice otra cosa que pensar en baloncesto. La razón era muy sencilla mi Trabajo Final de Grado (Mate al baloncesto), al que le dediqué horas de estudio y de afición. Además, mis pocos ratos libres los pasaba en el Palacio de los Deportes o en Magariños, templo del Club Estudiantes (ahora Movistar Estudiantes) echando un cable en el departamento de prensa.

palacio de los deportes

Antes de mi espantada pasaba los sábados disfrutando en Magariños del equipo de Liga Femenina 2 del club, con el que aprendí mucho sobre baloncesto mientras escribía (o lo intentaba) las crónicas de los partidos, y los domingos iba hasta el Palacio de los Deportes a pegarme carreras (y muchas risas) acompañada una voluntaria a la que le he cogido un cariño enorme. Además de los muchos periodistas que nos alegraban los ratos muertos.

Después de más un año en el que viví por y para el baloncesto ahora me he encontrado que desde la distancia es imposible seguir los partidos por televisión, ni las webs de las televisiones ni la página oficial de la ACB. Pero además de ser imposible me falta tiempo. Os daréis cuenta que los fines de semana (si los tenéis libres) lo único que vais a querer es salir corriendo de la casa, por lo tanto, es muy complicado seguir los partidos en directo.

baloncesto estudiantes

Aún así cada vez que puedo (como hoy) me engancho a los cracks de EstuRadio (radio del club Movistar Estudiantes) para volver a sentirme en la cancha y un poco más cerca de lo que fueron mis domingos durante dos años. Hoy es uno de esos días, me he podido conectar y disfrutar del baloncesto y de la radio.

Pues eso: que lo echo de menos, que los echo de menos.

¡¡POR CIERTO!! Mañana cumplo dos meses como Aupair, y además me toca excursión que tendrá entrada la semana que viene 🙂

RCA

Dublín: Phoenix Park

¡Empezamos con la visita a Dublín! Y lo hacemos con uno de los sitios que más me gustó: el Parque Phoenix.

El Phoenix Park es el segundo parque dentro de unicidad más grande del mundo y es que son 700 hectáreas de campos, jardines y zonas boscosas. Aunque la entrada es gratis, dentro del mismo parque está el zoo de Dublín, en donde sí tendréis que pagar entrada si queréis verlo (yo no lo visité así que no voy a hablar de él).

Si miras en Internet o le preguntas a cualquier irlandés, te recomendará alquilar una bicicleta para conocer el parque. Lo podéis hacer en la entrada y son unos 10€ el día entero en una bicicleta normal y 40€ el tándem.

¿Qué ver?

  • Columna Phoenix: es una columna coronada por una escultura del ave Phoenix. Es la que da el nombre al parque
  • Zoo de Dublín: como he dicho antes, es lo único que hay que pagar dentro del parque. Es uno de los zoos más antiguos del mundo (siglo XIX), y se inauguró solo con un jabalí. La entrada para estudiantes son 13 euros. 
  • Papal Cross: la cruz papal es el lugar en donde el Papa Juan Pablo II celebró una misa ante un millón de fieles en 1979.
  • Wellington Testimonial: obelisco de 63 metro realizado en honor al duque de Wellington (general inglés de origen irlandés, que luchó en las guerras napoleónicas). Se tardó 40 años en construirlo.
  • Áras an Uachtaráin: es la residencia del presidente de Irlanda. 
  • Peoples Garden: es la única zona cultivada del parque. Está muy cerca de la entrada del parque.

Como consejo, os recomiendo ir un día con sol y entre paseo y paseo tiraros en la hierba a disfrutar del calor (si es posible, que ya sabemos que en Irlanda no es lo más normal). La visita puede durar entre 3 y 5 horas tranquilamente, así que un tentempié o un descanso será algo necesario. Un sitio genial para hacer esa parada es la Papal Cross, en donde podréis disfrutar, desde una pequeña colina, de unas bonitas vistas.

Vistas desde la Papal Cross.

Vistas desde la Papal Cross.

Aún no os he hablado de lo más importante: los ciervos. Sorprende ir paseando y de repente (en las zonas boscosas), te encuentras ciervos. No les tengáis miedo, como se ve en la foto, aunque esté borroso, si arrancas unas hierbas los animales se acercan a olerla.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

RCA

Volver a la realidad

¡He vuelto!

Desde el martes vuelvo a dormir sola y no con 11 extraños (bueno, solo 10 que una era mi amiga). Pero el cansancio, la falta de tiempo y mi vuelta a la (casi) rutina me han hecho imposible aparecer de nuevo por aquí.

Trinity College, Dublin

Trinity College, Dublin

Como os he prometido traigo muchas cosas que contaros de Dublín, pero poco a poco. De momento, y después del post sobre la realidad de ser aupair, quiero contaros la parte bonita a través de dos gestos:

El primero fue a través de unos mensajes que me escribí con mi host-mother durante las vacaciones. En él me decía que una de las niñas había llamado a su abuela por mi nombre, un detalle que, aunque es una tontería significa que, al fin y al cabo las niñas me aprecian.

El segundo, mi recibimiento. Nada más llegar una de las enanas me abrazó con muchísima fuerza demostrando que se alegraba de mi vuelta. Por la mañana cuando me levanté y vi al bebé se puso a dar patadas sobre la alfombra en la que estaba y a sonreír. Como digo, son tonterías pero que hacen ilusión.

Con el próximo post os prometo alguna visita en Dublín, que prometo que será pronto. ¡Feliz verano irlandés!

Phoenix Park, Dublin

Phoenix Park, Dublin

P.D.: He aprovechado el viaje para sumar una tercera palabra a mi vocabulario en irlandés (poco a poco)

RCA

¡Vacaciones al rescate!

Tenéis que perdonar pero las vacaciones han llegado. Son frías y seguro que cansada, pero me voy cinco días a conocer Dublín. Eso implica que tendré esto un poco abandonado, pero prometo traer muchas cosas que contaros.

He preparado una entrada que se publicará el domingo, de momento solo puedo deciros: HAPPY EASTER HOLIDAYS!

FullSizeRender

Lo real… (audio)

Hoy, después de mes y medio en Irlanda he decidido volver a reflexionar sobre lo real y lo ficticio. Por eso hago este post, para abrir los ojos…

Podéis leer el texto o escucharlo pinchando en la foto:

bosque.

Ser aupair, sobre eso llevo días queriendo escribir. No sé cuantos seremos los españoles que estamos trabajando de aupairs por el mundo, pero estoy segura de que somos muchísimos. Y ya no solo los que estamos, sino los que han estado y los que estarán. Pero si os pregunto qué es en realidad ser aupair, ¿qué me responderíais?

Seguro que no acertaríais, no porque no lo sepáis, sino porque no tiene nada que ver con lo que se supone que es con lo que en realidad es. Ser aupair es algo que hay que vivir para sentirlo, algo que te da alguna alegría y muchas penas. Penas como que los niños te reten constantemente sin compasión, que busquen llevarte al límite y tu te veas superado por no poder poner freno a su comportamiento ya que no son tus hijos. Penas como dejar de cuidar a los niños para ocuparte de la casa. Penas como tratar de sobrellevar la distancia con tu familia y amigos mientras ves, delante de tus ojos como unos padres abrazan a sus hijas a diario. Pero como decía también te da alegrías que, aunque no son muchas, te agarras a ellas como un clavo ardiendo. Y lo haces porque sabes que si te sueltas puedes tener problemas, puedes derrumbarte y echarte atrás.

El otro día hablaba con dos amigos (dos muy buenos amigos) sobre esto. Sobre ser aupair. Me lo vendían como una oportunidad (que lo es), como algo muy bueno, pero cansada de escuchar todo lo bonito sobre esto estallé, y lo hice con ellos porque lo necesitaba. Ese fue el momento en el que decidí hacer este post, porque sé lo duro que es este “trabajo” y creo que puede ser útil para todos los que están viviendo la aventura y todos los que quieren vivirla. Hacedlo, vividla, pero tened en cuenta eso. Los niños a los que vas a cuidar te van a dar a diario pequeñas alegrías pero son eso, pequeñas.

Yo tengo suerte, dentro de lo que cabe, al menos mi familia quiere hacer vida conmigo, pero estando aquí he conocido casos extremos. También hay gente que tiene suerte y trabaja las horas prometidas y las tareas del hogar que mandan son verdaderamente “light housework”, pero he de decir que estos son una minoría. No es por desmotiva a la gente que se quiera ir, ni tampoco hacer que la futura aupair de mi familia escape corriendo si llega a leer esto (porque la familia es realmente agradable y pese a alguna cosa muy pequeña son geniales), pero es algo que quiero que sepáis antes de empezar esta aventura. El mundo “aupair” está totalmente idealizado.

Y aunque no lo parezca y yo lo esté poniendo todo muy negativo, también hay cosas geniales, como encontrarte a gente que, aunque casi no conoces (¡salvo excepciones!), te hacen sentir como en casa. Esa gente al final es en la que te apoyas, la que sabes que si algo pasa te podrán ayudar.

A pesar de que toda esta parrafada pueda dar a entender que las cosas no van bien, no es así. Las cosas van, os mentiría si os dijera que van perfectas, así que solo “van”, pero estas dos semanas de vacaciones harán que recupere las fuerzas y la paciencia, esa que pensaba que no tenía y que he encontrado.

Eso sí. Ojalá en algún momento, algún medio, le hiciese un hueco a esta especie, a los aupairs que estamos por el mundo mejorando un idioma, ganando un poco de dinero y creciendo, sobre todo creciendo.

P.D. (para amigos y familia): prometo que estoy bien, lo único que pretendo es desnitrificar el trabajo de aupair, llevarlo a la realidad. Solo eso. Y claro que hay días mejores y peores, pero es una aventura que me alegra estar viviendo, pese a todo.

RCA

Saint Patrick y las bandas de música

¡Feliz Saint Patrick a todos!

Irlanda estos días es verde, blanca y naranja. Vayas a donde vayas siempre están presentes los colores de la bandera, y es que los irlandeses están realmente orgullosos de su país pero…

¿Quién fue Saint Patrick? Saint Patrick era un joven del siglo V que fue capturado por unos piratas irlandeses para ser vendido. Durante varios años fue sirvo de un terrateniente pero finalmente consiguió escapar y volver a la Bretaña francesa, su lugar de origen, para finalmente volver a Irlanda y propagar el evangelio. El 17 de febrero se celebra el aniversario de su muerte y, por eso, se celebra este día la mayor festividad de Irlanda.

Bandera de Irlanda

Bandera de Irlanda

La cerveza se ha convertido en un requisito casi indispensable para celebrar esta fiesta que ya ha traspasado las fronteras. Pero además, los tréboles y los adornos verdes son básicos para disfrutar de los desfiles.

En Limerick ya se han adelantado y el pasado domingo celebraron el Campeonato Internacional de Bandas (International Band Championship), un concurso en donde bandas de Irlanda, Reino Unido y EEUU demostraron en un pasacalles sus habilidades musicales y de baile. Aquí tenéis algunas de las fotos que pude hacer (detrás de cabezas, móviles y banderiltas irlandesas):

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hoy toca acercarse y disfrutar del desfile y del ambiente, del que os hablaré otro día. Y para los que os lo preguntéis, sí, voy a ir con un detalle verde.

Happy Saint Paddy’s Day! Nos vemos pronto, yo mientras seguiré buscando fotos e historias.

DSC_0148

RCA

Happy mother’s day!

No, no me he vuelto loca, ni me he equivocado de fecha por segundo año consecutivo. Nada de eso. Hoy es el día de la madre en Irlanda, y quería hacerles un pequeño homenaje a todas las madres que, por una razón o por otra tienen a sus hijos lejos.

Una de las cosas que más me sorprendió hablando de celebraciones, fue saber que el día de la madre era en marzo, nunca me había planteado que pudiese ser en otro momento que el primer domingo de mayo, pero yo este año lo voy a celebrar por duplicado, porque mi madre, como seguro que le pasa a las vuestras, se lo merecen.

Happy mother's day

Cuanto más mayores nos hacemos más las necesitamos. Poner una lavadora, cocinar o coser un botón se vuelve complicadísimo pero una llamada a tiempo nos salva siempre de la desgracia.

Hoy es por ellas, porque cuando siempre están a nuestro lado, da igual la distancia.

Happy irish mother’s day 🙂

RCA

Paisaje, mar y mucho viento

Pocas palabras se me ocurren para describir el paisaje que he visto hoy. Coche en marcha y a los espectaculares acantilados de la Costa Atlántica de Irlanda: Cliffs de Moher.  Era un sitio que tenía realmente muchas ganas de conocer y a pesar del viento, a veces insoportable, no me ha defraudado.

Poco puedo decir de un ligar mágico, a excepción de que vayas bien preparados para andar en el barro, es decir, buenas botas, un buen abrigo que pare el viento y, en mi caso: bufanda, gorro y guantes también fueron necesarios  a pesar del cielo azul (adjunto foto para los que no se lo crean).

También tenemos cielo azul

También tenemos cielo azul

Para llegar a los Cliffs of Moher es necesario ir en coche o en una excursión, esta última es la forma más fácil de hacerlo, y en la que mejor vas a conocer los acantilados. Yo he decidido ir por mi cuenta en coche y puedes aparcar justo enfrente de la entrada en un aparcamiento privado. El precio de la entrada varía pero, como en este blog hablamos de aupairs os voy a dar los dos precios que pueden coincidir con nuestra situación: adulto 6€ y estudiante 4€. Hay que tener en cuenta que no pagas por coche, sino por personas que van en él.

Vamos a hacer un repaso a las fotos:

«En recuerdo a aquellos que han perdido la vida en los acantilados de Moher». Esta placa, por muy tétrica que parezca no lo es, y menos viendo a dónde se asoma la gente por conseguir la mejor foto. En la segunda foto hay un ejemplo, aunque no muy extremo.

Recuerdo a las pérdidas en Cliffs of Moher

Recuerdo a las pérdidas en Cliffs of Moher

Turistas sin vértigo en Cliffs of Moher

Turistas sin vértigo en Cliffs of Moher

Lo diré las veces que haga falta, los ESPECTACULARES Cliffs of Moher desde dos puntos de vista distintos.

Cliffs of Moher

Cliffs of Moher

 

Hace unos días os hablaba de los cuervos y de este país. Por fin he conseguido la foto, aunque no muy buena, pero sí se ve que no temen ya a los humanos

Cuervo en Cliffs of Moher

Cuervo en Cliffs of Moher

Poco más que decir, solo que si os acercáis a Irlanda no podéis negaros a pasear por estos acantilados con la cámara en la mano y bien preparados para disfrutar de un buen paseo.

CONSEJO: esta visita se tiene que hacer en día despejado, sino no se ven los acantilados. 

RCA